El ahorro en un entierro en Salamanca puede ser de 1.352 euros, según  la funeraria contratada

Los conceptos con un mayor peso en la factura son el féretro, el cementerio y el tanatorio

Foto de archivo del cementerio de Salamanca

Un entierro en Valladolid cuesta 1.300 euros más en que Salamanca, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) tras solicitar presupuesto en 113 funerarias de 29 ciudades.

La premisa común era un entierro sin lujos ni extras, pero digno y similar a lo que suela gastarse en la ciudad e incluyendo el alquiler de un nicho durante un periodo mínimo de cinco años. Al mismo tiempo se solicitó presupuesto para una cremación.

El precio medio es de 3.739 euros para una inhumación y de 3.617 euros para una cremación, pero puede variar mucho según el municipio. Un entierro en Vigo asciende a 6.165 euros de media, mientras que en Valladolid cuesta 4.586 euros, en León 3.706 euros y en Salamanca 3.271 euros.

Del mismo modo, OCU ha encontrado grandes diferencias de precio dentro de una misma ciudad según la funeraria contratada: para un entierro el ahorro posible puede alcanzar los 2.426 euros en Valladolid; 1.127 euros en León; y 1.352 euros en Salamanca.

El ahorro medio posible en Castilla y León es del 38%, similar para una cremación, de ahí que, aunque no sea una práctica extendida, es recomendable pedir al menos un par de presupuestos diferentes.


El estudio también revela los conceptos con un mayor peso en la factura, como son el féretro, el cementerio y el tanatorio, entre más de una docena de conceptos diferentes: coche fúnebre, esquelas, flores, responso, etc. que también varían según la funeraria.

La OCU critica la falta de transparencia de muchas funerarias: una de cada tres no entrega un desglose detallado de los distintos conceptos, lo que dificulta las comparaciones entre presupuestos. En algunos presupuestos se incluyeron descuentos y conceptos gratuitos, aunque no siempre implican que el precio final sea más barato que el de otra empresa de la misma ciudad.

En cuanto a la evolución de los precios, OCU ha comprobado que el incremento de los últimos ocho años ha sido moderado y permanecen relativamente estables. La inhumación ha subido un 5,5% y la incineración un 6,8%, mientras que el incremento acumulado del IPC en ese periodo ha sido similar, del 5,8%.