La banca no frena el cierre de oficinas y Salamanca pierde más de una treintena en un año  

Las provincias con menos oficinas bancarias de España se encuentran en Castilla y León, y dos de ellas ya tienen menos de un centenar 
Salamanca no se libra del cierre de sucursales bancarias

La red de oficinas bancarias se reduce cada vez más, y Salamanca no es ni mucho menos una excepción, a lo que se suma que la situación no parece haber tocado mínimos. Salamanca ha perdido solo en el último año más de una treintena de sucursales, lo que reduce a 185 las oficinas bancarias abiertas, frente a las 219 del primer trimestre de 2020, según los últimos datos publicados por el Banco de España este 2021.

La cifra de sucursales cerradas se dispara a más de 200 desde el año 2008, en concreto 224. Es decir, la pérdida es más del doble del número de oficinas bancarias con las que cuenta actualmente en la capital y provincia.

Las entidades financieras siguen recurriendo al cierre de sucursales para reducir costes, a lo que se suma la cada vez mayor digitalización del sector -un proceso que se ha visto acelerado por la pandemia de la Covid-19-, y las fusiones que también han llevado al cierre de oficinas para evitar duplicidades. Y habrá más cierres, porque son varias las entidades financieras que han anunciado recientemente un expediente de regulación de empleo (ERE), como el Banco Sabadell o Unicaja.  


Sin embargo, además del impacto que tienen estos expedientes de regulación en el empleo, el cierre de oficinas perjudica a la población, especialmente en el medio rural y en lo relativo al acceso de los clientes al efectivo que no puede ser cubierto, como otros servicios bancarios, a través de la banca online.

En Castilla y León, de hecho, están las provincias con menos oficinas bancarias de España, con dos provincias con menos de un centenar (Soria y Palencia), y otras tres en las que la cifra no es mucho mayor, como Ávila (112), Segovia (113) y Zamora (118).