Nuevo transporte público, pasito para adelante y… para atrás.

Paseo de la Transición Española desde el Puente de la Universidad. Es de suponer que las paradas se instalarán junto al paso de peatones. El único acceso peatonal queda a la izquierda de la imagen, por la Avenida del Dr. Ramos del Manzano.

Esta semana por fin el Ayuntamiento apunta algo sobre cambios en el transporte publico motivados por la entrada en funcionamiento, parcialmente, del nuevo hospital. Por supuesto nada de presentar públicamente una revisión del servicio actual, con una propuesta de mejoras y reformas si observaron esa necesidad. Ese “Plan Director del Autobús Urbano” recogido en la nota municipal. Cuando anunciaron el “Grupo de Trabajo para la Reordenación del Transporte Público” en 2019, decían apostar por la participación ciudadana. Es la ciudadanía precisamente la usuaria del servicio público, y aportar sus experiencias e ideas sería lógico. Todavía hay tiempo, aunque el Hospital esté ya funcionando con alguna situación provisional por largo tiempo.

De la vieja segunda parada en el Campus junto al FES ha quedado un cartel publicitario, mancha azul más o menos en el centro de la imagen. Siguiendo hacia la derecha estaba la parada final, inhabilitada por un “insalvable” muro de bloques de hormigón carreteriles.

En lo avanzado para las líneas 5 y 11 parecen redescubrir al Campus Universitario. Donde no entra la línea 7 “Campus Universitario-Prosperidad” tras comenzar las largas obras del nuevo hospital. Al menos crearán una parada (en ambos sentidos) en el Paseo de la Transición Española, supongo que cerca del paso de peatones más próximo a la Glorieta de Francisco López Villalobos, para acceder por el Paseo del Dr. Ramos del Manzano. Sería buena idea estudiar algún otro acceso peatonal detrás de la Facultad de Farmacia, salvando el desnivel existente.

Cuadro elaborado a partir de los datos de la publicación anual del Sacyl “Actividad Asistencial en Atención Primaria y Especializada”.

Hace más de dos años comentamos la existencia de dos puertas principales en el nuevo complejo. La del Hospital en el Paseo de la Transición y la de Consultas en el Paseo de San Vicente, donde paran ahora los autobuses. Pero en lo que se termina esta parte, tras derribar el actual Clínico, el Virgen de la Vega cobijará esas Consultas. Según los datos de Actividad Asistencial de la Junta, las consultas son, con diferencia, el principal motivo para acudir a este servicio público indispensable. Confiemos lo tenga en cuenta el Ayuntamiento y atender a todos sus usuarios sin obviar alguna puerta, tres hasta terminar definitivamente la obra, a una distancia media de 200 metros entre ellas. Confiemos también que los barrios sin acceso directo al Hospital, y al Campus, lo consigan ahora. ¿Se acordarán del Metropolitano para buscar una solución adecuada?. 

Nuevo complejo hospitalario de la ciudad. A la derecha queda el Hospital Virgen de la Vega, a 200 metros de la entrada en rojo.

También anuncian cambios en la Plaza del Mercado. Hace poco, llevado por las últimas actuaciones municipales en la zona, apuntaba a su abandono definitivo por el autobús urbano. Vana alusión. Hace años defiendo reconocer la realidad de la Gran Vía como clave del sistema de transporte público de la ciudad y su alfoz, y actuar en consecuencia. Como propusieron los dos Planes Municipales de Movilidad elaborados hasta ahora. Sorprende que todavía asocien “salvación” del Mercado Central con parar los autobuses en su puerta, y en un solo sentido pues el otro no se puede mover de la Gran Vía. Es como aquellas calles de gran actividad comercial donde siguen pensando que coches perennemente aparcados, por no hablar de lejanas dobles filas, mantienen los negocios.

Parada en sentido sur junto al Mercado Central, al inicio de San Pablo hay otra. Solo hasta las 14 horas, supongo que hasta esa hora repondrán la pantalla informativa desmontada. En sentido norte no es posible trasladarlas y quedaran como antes en la Gran Vía.

Encima se vuelve a la Plaza del Mercado hasta las 14 horas. Pretenden que los viajeros cambien en el mismo día de lugar de parada, y en una hora muy inadecuada y crítica. Nuestros munícipes gobernantes denuestan muy bien su conocimiento y uso del servicio público de transporte. Si se mantiene, justificarán una vez más la incapacidad del Ayuntamiento “verde” para afrontar los problemas originados por el desmedido uso del coche, a quien se regala la Gran Vía. Lo de la contaminación y demás problemas ambientales es pura retórica.

Accesibilidad de los Hospitales antes de eliminar el paso de la Línea 7 por el Campus Universitario. En verde sin acceso directo.