El Gobierno aprueba los Presupuestos de 2022 que destinarán 6 de cada 10 euros a gasto social

La educación, la sanidad y la dependencia contarán con  más recursos que nunca, con crecimientos de sus partidas  del 2,6%, del 11% y del 23,3%, por ese orden

 

 

La ministra de Hacienda y Función Pública, Maria Jesús Montero, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Foto: EP

El Gobierno ha aprobado este martes el anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022, los más expansivos de la democracia española, que destinarán 6 de cada 10 euros a gasto social, poniendo el foco en los jóvenes.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha destacado, que el objetivo de estos Presupuestos es abordar una recuperación justa, impulsando un modelo más productivo y sostenible y garantizando que la mejora económica llegue al conjunto de la sociedad.

Montero ha recordado que el límite de gasto no financiero, conocido como 'techo de gasto', del Presupuesto del Estado para 2022, se mantiene en los 196.142 millones de euros, en la línea con la cifra registrada un año antes, incluyendo transferencias extraordinarias a las comunidades autónomas y Seguridad Social y parte de los fondos europeos. En concreto, se incluirán un total de 27.633 millones correspondientes a los fondos europeos.

Apuesta por la juventud 

Entre todos los colectivos sociales, el Gobierno ha querido poner el foco  en la juventud, que ha sufrido el golpe de dos crisis económicas, la de 2008  y la provocada por la COVID-19, en poco más de una década. Los jóvenes,  por primera vez, cuentan con un capítulo propio dentro de los  Presupuestos: las cuentas públicas de 2022 suponen la mayor apuesta  realizada jamás por la juventud española para mejorar tanto sus  oportunidades en el presente como sus perspectivas de futuro. 

La inversión en los y las jóvenes casi se duplica (aumenta un 84,8%) con  respecto al año 2021, hasta los 12.550 millones de euros. El capítulo de  becas alcanzará la cifra récord de 2.199 millones de euros. Como novedad, el Ministerio de Justicia pondrá en marcha un sistema de becas para los  aspirantes a juez, fiscal, abogado del Estado o letrado de la Administración  de Justicia. El objetivo es la democratización del acceso a esos puestos de  trabajo, que suelen requerir de largos y costosos procesos de oposición.  

La Formación Profesional contará, a su vez, con más de 2.000 millones de  euros. Junto con el refuerzo de la inserción y la estabilidad laboral, los  Presupuestos incorporan 7.060 millones de euros en conjunto para estas  políticas.  

También se incluye el “Bono alquiler Joven”, un apoyo a la emancipación  y el acceso a la vivienda que consiste en una ayuda directa de 250 euros  al mes durante dos años a jóvenes asalariados de entre 18 y 35 años con  bajas retribuciones. Además, también en políticas de vivienda, para  favorecer el acceso y para el fomento de la edificación se destinarán más  de 3.000 millones de euros, una cifra sin precedentes y un 46,3% superior  a la de un año antes. 

Asimismo, con el doble objetivo de acercar a los jóvenes a la cultura y  apoyar a este sector tan golpeado por la pandemia, se ha diseñado un  Bono Joven Cultural dotado con 210 millones de euros. 

Pensiones 

Este Gobierno también tiene una sensibilidad especial con nuestros  mayores. De este modo, en términos agregados, la partida destinada a  pensiones se incrementará un 4,8%, hasta alcanzar los 171.165 millones  de euros. 

Como novedad, la revalorización de los 9,6 millones de pensiones  contributivas se fijará en la ley que se está tramitando en el Congreso de  los Diputados y que establece que las pensiones contributivas aumentarán  en función del IPC medio registrado en el mes de noviembre, un dato que  se desconoce a la hora de presentar estos Presupuestos, pero con el que  se garantiza que los jubilados mantengan su poder adquisitivo. 

Las 449.724 pensiones no contributivas, por su parte, subirán un 3% el  próximo año. El Gobierno de esta manera presta una atención especial a  un colectivo que presenta una situación más precaria.  

También los cuidados a los mayores y otros dependientes registran un  incremento en la partida con la que contarán en 2022: el presupuesto de  que dispondrá la atención a la dependencia crecerá un 23,3% y alcanzará  su nivel más alto de la historia. 

Subida salarial a los empleados y empleadas públicos 

Otro colectivo al que este Ejecutivo quiere proteger es al que constituyen  los trabajadores y las trabajadoras del sector público, garantía de calidad  de los servicios que presta el Estado del Bienestar, que no es otra cosa  que personas que cuidan y atienden las necesidades de otras personas.  


De esta manera, los gastos de personal que recoge el Presupuesto  aumentan un 3,4%. Ello es fruto del incremento del 2% de la retribución de  los más de 2,7 millones de empleados y empleadas públicas; del aumento  de los puestos en la Función Pública (se ha aprobado la mayor oferta de  empleo público de la historia, con 30.445 plazas); y de la mejora de la tasa  de reposición, que se fija en el 110% como norma general, en el 120% para los sectores prioritarios y en el 125% para las Fuerzas y Cuerpos de  Seguridad del Estado y las policías autonómicas y locales.  

El mayor gasto social de la historia 

Más allá de jóvenes, mayores, dependientes y la fuerza de trabajo de la  Administración, todos los colectivos sociales ganan con estas cuentas  públicas. El 59,8% del Presupuesto nacional, es decir, sin fondos  europeos, se destina a inversión social. Ello supone un total de 240.375  millones, la mayor cifra de la historia, que alcanza los 248.391 millones al incorporarse los fondos europeos. 

Ello significa que seis de cada diez euros del Presupuesto nacional del  Estado se destinarán a gasto social. Además de las políticas de  dependencia, sanidad y educación también contarán en 2022 con más  recursos que nunca. El presupuesto para sanidad sin incluir las vacunas  sube un 11%, hasta los 5.434 millones, tras haber aumentado más de un  75% el año anterior; mientras que el de educación crece un 2,6% para  superar también los 5.000 millones.  

Para la protección de los más vulnerables, el Gobierno dotará con 4.436  millones de euros la partida destinada al pago del Ingreso Mínimo Vital y a  las prestaciones familiares. Además, se incrementan en 48 millones las  dotaciones para el Bono Social Térmico, hasta alcanzar los 157 millones  de euros. Se trata de un aumento del 43,77% interanual y tendrá 1,27  millones de hogares beneficiarios.  

El gasto total en servicios sociales y promoción social aumenta casi 1.000  millones, hasta alcanzar los 6.154 millones, donde además de incorporarse  la atención a la dependencia, también se incluyen actuaciones para la  prevención integral de la violencia de género, que contarán con 29 millones  de euros más. 

El compromiso del Ejecutivo con el cierre de las brechas de género tiene  su reflejo en que el Ministerio de Igualdad incrementa su presupuesto un  14,4% en el año 2022, después de haber aumentado un 157,2% en el  ejercicio anterior. El feminismo atraviesa y permea todo el Presupuesto:  prácticamente un 90% de los programas que integran los PGE para 2022  contribuyen a la lucha por el cierre de la brecha de género. 

“De nada sirve aprobar leyes si luego no se nutren de recursos”, ha  afirmado la ministra de Hacienda, para referirse a la dotación con que  contará la innovadora Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y  la Adolescencia Frente a la Violencia: buena parte del incremento de 40  millones que registra la protección a la familia y la pobreza infantil se  destinan a financiar esta ley. 

Se incrementan todas las rúbricas que componen los servicios públicos  básicos: justicia (11,5%); defensa (7,9%); seguridad ciudadana e  instituciones penitenciarias (4,7%); y política exterior y de cooperación  para el desarrollo (19,7%).  

La partida que sí baja es la destinada a pagar las prestaciones por  desempleo: en concreto, un 10,2%, hasta los 22.457 millones de euros.  Ello es un indicador positivo: la recuperación económica y del mercado de  trabajo y la reducción del paro explican por qué esta rúbrica del  presupuesto se reduce. 

Las cuentas públicas para 2022 también recogen una subida del IPREM  del 2,5%, después de que en los Presupuestos de 2021 se aprobara la  primera subida de este indicador desde 2017 y la mayor desde su creación  en 2004. Esta medida supondrá un beneficio para las personas con  menores recursos, puesto que al IPREM están referenciadas muchas  ayudas públicas, subvenciones y subsidios.