Guijuelo, encrucijada turística junto a la Vía de la Plata

La villa ofrece gastronomía e historia a través de varias propuestas municipales
En torno a 5.000 visitantes han acudido a la Oficina de Turismo de Guijuelo este verano - Ayto. Guijuelo

Visitar Guijuelo se ha convertido en toda una experiencia. Los visitantes no solo descubren el mejor jamón ibérico del mundo, sino toda una serie de actividades que complementan la rica gastronomía salmantina. Desde el Museo de la Industria Chacinera hasta los antiguos miliarios romanos, la villa chacinera cuenta con una amplia oferta turística en la que el jamón es protagonista indiscutible.

Precisamente el proceso de la matanza del cerdo, motor económico de la localidad, se puede conocer desde principio a fin en el Museo de la Industria Chacinera. En sus dependencias se enseña el proceso tradicional y se explica la manera de trabajar de la industria a través del tiempo. Se pueden observar utensilios y herramientas tradicionales que se utilizan en la matanza desde hace siglos, algunos de ellos de gran valor histórico. Precisamente, el Museo acaba de vivir un verano marcado por la recuperación, con la recepción de numerosos grupos de visitantes. “El número de personas que se ha interesado por el Museo ha aumentado notablemente este verano. La relajación de restricciones está permitiendo el regreso de los visitantes, en su mayor parte de España, sobre todo Madrid y Castilla y León, pero también de todo el territorio nacional. También hemos recibido a numerosos extranjeros, aunque en menor medida que otros años, claro está por la dificultad de viajar por el coronavirus”, afirmó la concejala de Turismo, Sandra Méndez.

Otra de las grandes apuestas de la villa es el turismo en motocicleta. Desde hace años, la villa es miembro de la Red de Ciudades de la Ruta de la Plata con el objetivo de aprovechar los recursos que ofrece dicha entidad tanto a nivel de promoción histórica como iniciativas novedosas relacionadas, por ejemplo, con el mundo de las motos. Y es que Guijuelo, que se ha convertido en epicentro de la afición a las motos al alcanzar este año la décima edición de su encuentro motero ve con buenos ojos iniciativas promocionales de la asociación relacionadas con este mundo. 
 
Tal y como señala la Red, “La Ruta Vía de la Plata es un itinerario perfecto para ser recorrido en moto. Los más de 800 kilómetros que unen Sevilla y Gijón ofrecen un paisaje de gran variedad y contraste” y permiten disfrutar de “una experiencia inolvidable en un entorno con numerosos atractivos históricos, naturales y culturales”. Otras localidades como Béjar también forman parte de dicha asociación en la que se incluyen ciudades como Gijón, León, Zamora o Sevilla, entre otras. Desde el Consistorio señalan que cientos de motoristas han visitado Guijuelo, incluyendo los establecimientos adheridos a la ruta y que ofrecen ofertas para los turistas que acudan en moto. “Somos la localidad que mayor número de establecimientos miembros tiene en toda la ruta. Estando situados justo a medio camino de la ruta nos estamos convirtiendo en una obligada parada para todos los que recorran este camino”, señala la concejala de Turismo.

La famosa Vía de la Plata, calzada romana convertida hoy en camino de peregrinaje a Santiago de Compostela, pasa por una de las pedanías de Guijuelo, la de Palacios de Salvatierra. Y precisamente en ese tramo de vía se encuentran dos miliarios romanos que marcaban el camino. Esto fue gracias a un trabajo arqueológico realizado en 2010 mediante el cual la Junta de Castilla y León devolvió los dos miliarios romanos de la Vía de la Plata a su lugar original tras haber sido empleados como soporte para el puente de Palacios durante años. Desde entonces han quedado delimitados los vestigios de un gran tramo de la calzada romana, aún visible, y la zona está marcada como un aula de interpretación arqueológica en la naturaleza.

Respecto al futuro, el Ayuntamiento también está trabajando en la creación del Camino Natural que sustituirá a la antigua vía del ferrocarril en Guijuelo. Se trata del proyecto de la Vía Verde, que aprobó sus estatutos en marzo del presente año y que recorrerá unos 10 kilómetros, en el casco urbano. Formando parte del tramo total que uniría Salamanca con Béjar rondaría los 90 kilómetros que se sumarían al proyecto global de recuperación de la ‘Vía de la Plata’.