El rector de la USAL solicita a la Junta el incremento presupuestario para mejorar las retribuciones del PDI y el PAS

Ricardo Rivero anuncia la próxima presentación de un plan de industrialización tecnológica, sostenible y biosanitaria en Salamanca

 

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, inauguraba en el Paraninfo el Curso Académico 2021-2022 de las Universidades de la Comunidad. Foto de Lydia González

El rector, Ricardo Rivero, ha presidido en la mañana de hoy en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca el solemne acto de inauguración del curso académico 2021-2022 en las universidades de Castilla y León, que ha contado con la presencia del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco. 

Durante su discurso, el rector solicitó de la Junta de Castilla y León el cumplimiento de su compromiso del incremento presupuestario para las universidades públicas de la región, vinculado al número de estudiantes y el posicionamiento en rankings de investigación, y, en particular, para la Universidad de Salamanca, Rivero reivindicó un incremento del gasto en personal para mantener el nivel de excelencia. “Para la Universidad de Salamanca el techo de gasto del capítulo de personal debería incrementarse notablemente, porque atendemos a muchos más estudiantes, necesitamos más personal, para realizar más tareas; una labor excelente de investigación que reclama recursos. En otras comunidades autónomas las retribuciones son más elevadas.  Por eso reclamaremos carrera profesional y complementos retributivos adicionales y equiparación salarial con otras comunidades autónomas del PDI y el PAS”, concretó.

Además,el rector anunció la próxima presentación de un plan de industrialización tecnológica, sostenible y biosanitaria en Salamanca, y proyectos adicionales para los campus de Ávila, Béjar y Zamora, aprovechando los recursos económicos procedentes de Europa. En este proyecto de futuro asociado a los fondos europeos, Rivero adquirió ante los estudiantes el compromiso de impulsar, a lo largo del nuevo curso 2021-22, la atracción de proyectos que multipliquen la inserción laboral, empleabilidad y emprendedurismo”.

Por otra parte, Rivero se mostró partidario de modificar el Anteproyecto de la nueva Ley de Universidades, porque, a su juicio, “no resalta los principales intereses de la Universidad, ni respeta nuestra autonomía actual”. En este sentido, apostó por una Universidad basada “en el esfuerzo, en la inteligencia incremental, el mérito y el reconocimiento del trabajo bien hecho”.

Memoria especial, de un curso especial

La ceremonia comenzó con la lectura por parte de la secretaria general de la Universidad, Josefa García Barrado, del resumen de la memoria del pasado curso 2020-2021, “una memoria especial, de un curso especial, y que lleva nuevamente grabado sobre sí un nombre, la COVID-19”.

En este contexto, resaltó el papel de la comunidad universitaria que ha sido capaz de responder con “rigor, calidad y con seriedad ante la sociedad”, lo que contribuyó a que la Universidad de Salamanca alcanzara sus objetivos en la docencia y la investigación en un curso caracterizado por la “presencialidad segura”.

descripción de la imagen Los avances de la Bioquímica y la biología molecular

El acto de apertura prosiguió con la intervención de María Ángeles Serrano García, catedrática de la Facultad de Medicina, encargada de impartir la lección inaugural bajo el título “Los avances de la bioquímica y la biología molecular y el futuro que seremos”.

Serrano ofreció un recorrido por los principales hitos de la historia de la bioquímica y la biología molecular, “una disciplina a la que he dedicado lo mejor de mí” y que sirve, sobre todo, “para sanar o aliviar a nuestros semejantes”.

Durante su intervención defendió la importancia de apostar por la ciencia para mejorar el progreso de la sociedad y reivindicó la inversión de al menos el 2% del PIB en investigación, que permita a España (que no pasa del 1,25%) alcanzar a países como Alemania que invierte el 3,12%; Dinamarca, el 3,03; o Finlandia, 2,76 del PIB.


Un claro ejemplo de la apuesta por la ciencia ha sido la reciente pandemia y los sorprendentemente rápidos resultados en el desarrollo de vacunas han puesto de manifiesto, a su juicio, “que una inyección de dinero y medios puede producir una aceleración de los logros”, pero, advirtió, que “como en la parábola bíblica, la semilla solo germina si cae en terreno fértil; así, los países en los que había una previa inversión significativa en infraestructuras científicas son los que han obtenido los primeros resultados”.

descripción de la imagenLa catedrática de Bioquímica y Biología Molecular indicó que los nuevos rasgos de la investigación van a tener que ver con aspectos institucionales, de organización interna de la investigación, cada vez más interdisciplinar. “Se constata que, para hacer ciencia de calidad, tanto investigación de frontera, como también la investigación básica paulatina, se requiere de grandes recursos materiales y humanos. Además, aunque no toda la investigación deba conllevar un desarrollo tecnológico y económico posterior, lo que parece indiscutible es que invertir en ciencia mejora las condiciones sociales de aquellos entornos en los que se lleva a cabo”, apostilló

Serrano reivindicó también el papel de las mujeres en la ciencia y la tecnología y criticó su escasa representación, a pesar del largo camino recorrido en el último siglo, en los campos más importantes de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. “Los premios Nobel siguen siendo en gran medida un mundo de hombres, sobre todo en el ámbito de la ciencia, pero, con el nombramiento en la última edición de cuatro, tres de ellas en ciencias, las mujeres empiezan a tener una presencia más razonable, más si se tiene en cuenta que el prestigioso galardón sólo ha recaído en mujeres el 6% de las veces desde su creación en 1901”, subrayó.

Autoridades destacadas

Restringido el aforo del Paraninfo por las medidas de seguridad sanitarias, asistieron al acto todos los rectores de las universidades públicas y privadas de Castilla y León: Antonio Largo Cabrerizo, Valladolid; Juan Francisco García Martín, León; Manuel Pérez Mateos, Burgos; Miriam Cortés, Pontificia de Salamanca; Rosario Sáez, Católica de Ávila; Salvador Carmona, IE University; David García López, Europea Miguel de Cervantes; y Alberto Gómez Barahona, Internacional Isabel I de Castilla.

descripción de la imagenA ellos se unieron el equipo de Gobierno de la Universidad de Salamanca, así como autoridades políticas y académicas como el presidente de las Cortes, Luis Fuentes; la consejera de Educación de la Junta de Castilla y León, Rocío Lucas; la directora general de Universidades e Investigación de la Junta de Castilla y León, Blanca Ares; el alcalde de Salamanca, Carlos Manuel García Carbayo; y la directora de la ANECA, Mercedes Siles, entre otras.

La ceremonia de apertura del curso académico concluyó con la proyección del vídeo en el que el Coro Universitario, dirigido por Bernardo García-Bernalt, interpretó el “Gaudeamus Igitur”.

Fotos de Lydia González y USAL