Guillermo el sucesor y Alejandro Marcos, la esperanza charra

“Buena faena de Marcos que a la postre ha sido uno de los que revitalizado la feria”
Alejandro Marcos muestra la oreja cortada al último toro de la feria salmantina - Fotos: Miguel Hernández

Hoy son muchos los que se asoman en todas las plazas porque este arte del rejoneo ha recobrado el beneplácito del público. Hoy se realizan las suertes desde la montura con verdadero riesgo y pureza; aunque entre estos también existen los niveles, y hay quien aprovecha la espectacularidad, entre otras cosas, porque al igual que el toreo de a pie, al personal le gustan mucho las florituras, los caballazos, los alardes, las cabriolas y los aires teatrales, mucho más que lo que significaba, el fundamento, la razón y el respeto del arte de rejonear.

Hoy día de San Mateo, se cierra en la Glorieta con el espectáculo ecuestre. Ha venido siendo durante muchos atrás, el que remata el abono. Fue siempre este 21, el día de la provincia, y lo cierto, es que no pocos visitantes de los pueblos de esta se acercaban y se acercan, a la Capital, una vez concluidas las labores de campo. La corrida era ya un clásico con los toros Murube- pero del buen amigo Félix -. Hoy Capea vuelve a la feria con un par de toros, para Mendoza II. Porque la verdad que Mendoza padre, lleva unos años que no parece el mismo. Aquel que con alegría, con afición y maestría, cuando acostumbraba a triunfar en casi todas sus actuaciones. Pero, en mi modesto entender, parece que anda un poco atorado, va perdiendo frescura. No en vano lleva cantidad de años en la primera línea del rejoneo. Pero aquí está el sucesor, que ya parece con la lección aprendida y curtido para el relevo.

Guillermo, bisoño aun, con reciente alternativa sorteó dos toros con la técnica heredada de su padre. Le falta madurar, poner un poco más de mando y temple, pero tiene gran afición y entrega. Guillermo Hermoso, con aplomo y buen tono, maneja con la alta escuela, tiene caballos muy en su tono y forma de montar, y hoy ha sido a la postre quien manteniendo esos valores, que a buen seguro tiene ya inculcados, tiene desparpajo, ha clavado a dos manos. Pero lo cierto es que le falta dominio, poderío torear de verdad, sorteó dos toros de distinta condición, tiene caballos muy seguros, pero no logró meterse en la tarde. Luego mató mal, rejonazos caídos, incluso en su segundo hubo de descabellarlo, y se silenció su labor, en ambos toros.

El Juli llega con la tarde pendiente, único que repite en el abono. Su primera tarde, se apuntó a los “galaches”. No sé qué le habían contado de estos toros pero - pasó con más pena que otra cosa -, lo suyo es “ Garcigrande” y sus derivados. En esta tarde lidió con dos toros escasos de todo, lanceó sin apreturas al primero, inicios de buen corte por abajo, y depurada técnica, derechazos sin garbo alguno, impreciso y tirando líneas. Mató de trasera y fue ovacionado. Su segundo, un eral avanzado Juli tan solo lo fijó de capote flojea en una vara, y en la muleta tan solo por el lado derecho consiguió meter en cintura al “novillejo” rebrincado y sin clase alguna. Faena que nunca tomo altura, mató de nuevo trasero y descabello, y cobró una oreja muy barata que se protestó en algún sector de la plaza.


A última hora se cayó del cartel por lesión Pablo Aguado, y volvió a hacer el paseíllo el torero de la Fuente, Alejandro Marcos, que firmó el día 12 una excelente faena. Torero en progreso, de una excepcional naturalidad, de concepto clásico, de sencillas formas, conceptos que nos traen recuerdos de su valedor Juan José. Lanceó con buen ritmo a la verónica animoso y entregado, tras una vara cabeceando el peto corto en banderillas. Brindó al público, y comenzó una faena por abajo con derechazos de muy buen todo y trazo, sobre ese pitón consiguió los mejores momentos. Bajó el tono al natural molestaba el aire, pero fue una faena precisa de buen corte y naturalidad, que pincho al matar por dos veces antes de cobrar entera, y fue ovacionado.

Se superó Marcos en que cerraba tarde y feria, un animal de feo estilo, parado en banderillas tras una discreta vara, superior de inicios con la muleta. Fue tirando de la embestida y logró pasajes de buena estructura bien rematados, con mucho ajuste y manteniendo la verticalidad. Al natural hubo altibajos, porque el animal no duró más. Le puso tesón y ganas el de la Fuente, se tiró a matar para completar y justificar su paso doble, por la feria, que a la postre ha sido uno de los que la han revitalizado.

Y aquí terminó todo, así lo vimos y se lo contamos… sean felices y no falten a la próxima.

FICHA DEL FESTEJO

La Glorieta, buena entrada algo más de media plaza, pero fría muy fría,

Capea: toros de rejones desiguales de juego, bien presentados
Garcigrande: desiguales de presentación, flojos y bajos de raza

Guillermo: silencio y silencio
El Juli: Ovación y oreja
Alejandro Marcos: Ovación y oreja

FOTOS: MIGUEL HERNÁNDEZ CORRAL

Ver más imágenes: