Castilla y León registró en 2020 la tasa más baja de adultos condenados de toda España, pero la cuarta más alta entre menores

El número de adultos condenados en CyL alcanzó los 8.674, casi 3.000 menos que en 2019, y el de menores los 640, 67 menos
Palacio de Justicia de Valladolid

Castilla y León registró en 2020 la tasa más baja de adultos condenados de España, 3,6 por cada mil habitantes, dos menos que hace un año --que fue el ejercicio previo a la pandemia-- y 2,1 menos que en el conjunto de España, donde se registraron 221.437 condenas firmes y una tasa de 5,7.

Con 8.674 condenas de adultos, Castilla y León registró un descenso de casi 3.000 respecto al año anterior, según los datos hechos públicos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística.

A nivel nacional, en 2020 se inscribieron 311.271 delitos cometidos, un 24,6 por ciento menos que en el año anterior. Atendiendo a su tipología, los que tuvieron mayor incidencia fueron los delitos contra la seguridad vial (22,7 por ciento del total), los de lesiones (17,1) y los de hurtos (15,3).

En el caso de los menores, el número de condenas a nivel nacional fue de 11.238, casi 3.000 menos, de las cuales 640 corresponden a Castilla y León, 67 menos que hace un año, con una tasa regional de 7,7, lo que supone 4,1 puntos por encima de la de los adultos, aunque nueve décimas menos que en 2019 Se trata de la cuarta tasa más alta de menores condenados, dos puntos por encima de la nacional.


De los 8.674 adultos condenados en Castilla y León durante 2020, 7.332 tenían nacionalidad española, mientras que los otros 1.342 eran extranjeros. Por otro lado, de los 12.456 delitos cometidos, 10.112 fueron cometidos por varones y 2.344, por mujeres. En cuanto a los 640 menores condenados, 545 eran españoles y 95, extranjeros.

En el conjunto de España, la tasa de delitos cometidos por cada 1.000 habitantes (según lugar de la condena) fue de ocho en el año 2019. Las ciudades autónomas de Ceuta (16,7) y Melilla (14), y la Comunidad Valenciana (8,1), registraron las mayores tasas. Por el contrario, Castilla-La Mancha (4,9), y Castilla y León (5,2), presentaron los valores más bajos.

Asimismo, en Castilla y León se cometieron 1.105 infracciones penales en 2020, la sexta mayor cifra del conjunto de España, que sumó un total de 20.366 infracciones, y una tasa de 13,2 por cada mil habitantes, 2,9 más que a nivel nacional.