El atraco de cada día

393

No hay nada más triste que ver a los gobernantes decir que no pueden hacer nada frente a la injusticia. Triste e irónico, que la gente depositó sus esperanzas en ellos para que derribaran ese tipo de imposibilidades.

La gente, se empobrece. Las energéticas, se enriquecen. Gordos a costa de los kilos, en hambre y lágrimas, que pierden los demás.

Desde la grada, el gobierno mira, habla… Y el recibo de la luz alcanza máximos cada día.