Alba de Tormes al día

 

Manuel Briñón: “En la educación de los alumnos siempre hay que innovar, crecer y avanzar”

Este albense ha sido nombrado este año superior de toda la comunidad del Colegio y Seminario San Jerónimo, donde será el máximo responsable del centro
Manuel Briñón, superior del Colegio y Seminario San Jerónimo / Pedro Zaballos

El Colegio y Seminario San Jerónimo de Alba de Tormes estará dirigido este nuevo curso escolar por el albense Manuel Briñón. Su principal función será la de dirigir el seminario y el centro educativo junto a Marta García, quien ha sido nombrado directora académica del centro este año como principal novedad. De cara al comienzo del curso escolar, Manuel Briñón atiende a Alba de Tormes para charlar sobre el inicio del curso y sobre su nombramiento como máximo responsable de San Jerónimo.

Pregunta: ¿Cómo va a ser el nuevo curso escolar que inicia el Colegio y Seminario San Jerónimo? 

R: Pondremos, como cada año, toda la pasión en cada actividad que realicemos basándonos en el lema de este curso, y que seguimos en todos los Colegios dehonianos, ‘Tú, nuestro camino’. Esto impregna todas las actividades del centro. Es un lema muy preparado y con mucho significado. Va a ser muy, pero que muy interesante. 

P: ¿Esperan que la normalidad regrese totalmente a las aulas este nuevo año educativo? 

R: Ya me gustaría, sobre todo por los alumnos, porque podrían volver muchas actividades que han tenido que ser suprimidas por el protocolo, y es una pena porque enriquecen mucho el crecimiento personal de nuestros alumnos en estas edades. Las recuerdan con mucho cariño. 

P: ¿Hace cuánto tiempo que está a cargo de la dirección? 

R: He sido nombrado superior de la comunidad este año, por tanto, el último responsable de todo el conjunto de lo que es San Jerónimo, Colegio y Seminario. Me tocará ser el representante de la entidad titular unos años. Todo lo concerniente a la dirección académica del colegio recae sobre nuestra nueva directora, Marta García. Esto es un gran paso para San Jerónimo, porque por primera vez hay un director del colegio que no es un religioso, es un camino de futuro. 

P: ¿Cómo recibiste tu nombramiento como superior de la comunidad? 

R: Sinceramente, no lo esperaba porque durante doce años seguidos estuve ejerciendo este servicio y debía estar unos años sin serlo, y solo ha transcurrido uno desde entonces, por lo que ha sido una sorpresa. Aunque intenté que no recayera sobre mí, al final tienes que obedecer lo que te mandan tus superiores mayores, que sabrán por qué deciden algo así. Así que a hacerlo lo mejor posible. 

P: El cargo de superior es ya de por si una gran responsabilidad. ¿Es aún mayor en tu caso teniendo en cuenta que eres de Alba de Tormes? 

R: Qué va. Es la misma responsabilidad que el de otras casas. Lo importante en este servicio es mi comunidad, en la que me siento querido. Sí es cierto que a uno le viene a la mente aquella frase: ‘Nadie es profeta en su tierra’, pero no hay miedo con la ayuda del corazón de Jesús y además, de forma especial, que cuento con la protección de la Santa; me siento muy feliz entre la gente que me vio nacer.

P: ¿Qué es lo más complicado de desempeñar la labor de director del centro educativo? 

R: La coordinación de todo, que generalmente implica mucho tiempo de pensar, plantear, sugerir, discutir, ceder, conceder, y a veces, tomar decisiones que no son del agrado de todos. 

P: ¿Cómo define la filosofía del centro educativo que dirige? 

R: Ante todo, la educación en valores del evangelio de Jesús, como cualquier centro católico, pero desde el prisma de visión del carisma del P. Dehon, nuestro fundador. Todo se basa en mirar al corazón de Jesús, que es capaz de dar su propia vida por todos. Al ser un centro pequeño, impacta mucho la buenísima relación que existe entre profesores y alumnos, que se nota mucho fuera del aula. Entrega y familiaridad. 

P: ¿Qué retos futuros se marca su institución? 

R: Apostamos por San Jerónimo como un centro privilegiado para seguir educando a los adolescentes y jóvenes que tengan la fortuna de haber elegido nuestro colegio. Que las puertas seguirán abiertas para cualquiera de nuestros antiguos alumnos, porque esta casa tiene vida los siete días de la semana de los doce meses del año, porque es nuestra casa. 

P: ¿Cambiaría algún aspecto relativo a la educación que reciben hoy en día los alumnos? 

R: Sí. Hay que cambiar, no nos podemos quedar en lo mismo, siempre hay que innovar, crecer, avanzar. El trato personal hacia el alumno, tratando de conocerle lo más posible para entender mejor su proceso de crecimiento personal y ayudarle en las dificultades, así como potenciando sus capacidades. Eso lo aplicamos en San Jerónimo y el resultado son alumnos felices, porque se sienten queridos.