La Sierra al día

En marcha un nuevo crowfunding para hacer accesible el Castillo de Miranda

La Asociación Patrihum Casmi sin ánimo de lucro, con el apoyo de la plataforma  Hispania Nostra.org, ha iniciado esta nueva campaña para hacer visitable el monumento
Arranca una nueva campaña de donaciones para conseguir abrir al público el Castillo de Miranda del Castañar
Obtener los fondos necesarios para emprender las obras que permitan abrir al público el Castillo de Miranda del Castañar es el ambicioso objetivo  que se ha propuesto la Asociación sin ánimo de lucro Patrihum Casmi.
 
El proyecto, bautizado con el nombre de Sol 22, se extenderá hasta el día 18 de octubre y aspira a recaudar un mínimo de 5.000 € y un ideal de 39.552 €, cantidad necesaria para documentar la intervención (planos, permisos, estudios de accesibilidad, etcétera), iniciar las obras de limpieza, acopios, y  ordenamiento del patio, así como si los estudios previos lo consideran posible, permitir el ascenso del público al adarve y a las torres del castillo.
 
Según la cantidad aportada, quienes contribuyan en el proyecto, aparte de la satisfacción de haber hecho posible la recuperación de una obra singular, recibirán una serie de interesantes recompensas, premios y ventajas reservadas a los promotores. Se puede contribuir con cualquier cantidad, pero las que reciben premio van desde 10€ (particulares) hasta 900€
para instituciones o empresas. Además, cualquier  cantidad con que se contribuya gozará  de una desgravación fiscal  de hasta el 80% particulares y (35% empresas).
 
Para presentar el proyecto y facilitar su difusión a través de la Red y los medios audiovisuales o virtuales, se ha rodado un videoclip protagonizado por el popular Ángel Rufino El Mariquelo, quien, rodeado su simpar grupo charro, representó a Kiko, tamborilero de Pinedas  ahogado en un vano intento de salvar a su novia de las fieras aguas del Río Alagón,     
 
El proyecto Sol 22 sucede al anterior Sol 21, viene apoyado por Hispania Nostra, que, con gran éxito, geolocalizó y señalizó un olvidado sendero arriero de origen romano que transcurre  desde Candelario a Miranda del Castañar.