Lo bueno y lo malo de los préstamos rápidos online

Los préstamos rápidos por internet pueden ser una herramienta ideal, siempre y cuando se usen correctamente

La era digital ha llegado, o más bien lo hizo hace ya tiempo. Gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, hemos sido testigos y partícipes de una digitalización que afecta a todos los frentes posibles. Entre ellos, al financiero. En él, se ha visto el nacimiento de los préstamos online, productos que miran a los préstamos de siempre y mejoran su propuesta en todos los sentidos para hacerla más sencilla, más accesible y más fácil de entender.

Dentro de estos se encuentran toda clase de préstamos distintos, pero vamos a centrar nuestra atención en los préstamos rápidos online, ya que son los más solicitados del momento. ¿Son tan buenos como parecen? La respuesta rápida es sí. La larga exige un poco más de detenimiento.

Pros y contras de los préstamos rápidos en línea

Sea para pedir préstamos rápidos con asnef, para buscar soluciones inmediatas o incluso para buscar préstamos personales. Internet se ha vuelto una genial herramienta para quienes necesitan una inyección de dinero y no están dispuestos a soportar las largas esperas y el tedio que siempre van de la mano de los préstamos tradicionales. Esta fórmula financiera, si bien es cierto que lleva décadas demostrando su utilidad, también llevaba décadas demostrando que necesitaba un cambio, renovarse.

Por eso han pegado con tanta fuerza los préstamos en línea. Son soluciones idénticas en cuanto a propuesta, porque se centran en ofrecer dinero a quienes lo necesiten y puedan cumplir con los requisitos. No obstante, dan un giro de tuerca adicional aprovechando las bondades del panorama digital. Viviendo en una sociedad totalmente interconectada, en un mundo "smart", es fácil darse cuenta de cuáles son dichas bondades.

Aun así, las vamos a repasar a continuación, a la vez que miramos la otra cara de la moneda. Porque sí, estos productos financieros online son toda una ventaja, pero también tienen ciertos aristas con los que hay que tener cuidado. De lo contrario, pueden surgir problemas.

Lo positivo

Lo primero y más importante es que apenas hay esperas. Una de las grandes bazas de los préstamos por internet es que son mucho más cómodos que los tradicionales, dan muchas más facilidades. Solo hay que acudir a comparadores o a las webs de las financieras y seguir un sencillo trámite que, generalmente, no exige más que rellenar un par de formularios, indicar cantidades y plazos y... esperar un poco.

Ahí entra en juego otro punto interesante, sobre todo para los préstamos rápidos, y es que la respuesta se suele dar en segundos. Esto es ideal especialmente para casos en los que se requiera una inyección de capital con urgencia, ya que no hay que pasar por reuniones, citas que se celebran días o semanas más tardes y, en definitiva, largas espera. Todo es rápido, todo busca la celeridad y la inmediatez para ahorrar inconvenientes por una posible falta de dinero. Además, se pueden solicitar tanto en un PC como en un smartphone, por lo que la accesibilidad y disponibilidad es todavía mayor.

Otro punto a favor de estas comodidades es que existen incluso prestamos rapidos sin papeles. Con ellos, la propuesta es todavía más fácil porque no hay que presentar documentación alguna, no se hacen estudios ni análisis del consumidor. Todo es al momento. Ahora bien, suelen ser préstamos de cantidades menores, no hay entidad financiera ni bancaria que dé miles de euros sin comprobar previamente si la oferta es viable o no. No se debe olvidar que, aunque pensado para dar facilidades en lo económico, el de los préstamos no deja de ser un negocio.


Además de todo esto, la presencia de comparadores online hace que pedir préstamos por internet sea algo todavía más accesible. Estos portales se encargan de no tener que pararse a buscar y comparar manualmente. Automáticamente, reúnen las mejores ofertas de las mejores financieras bajo un mismo paraguas, para que des rápidamente con lo que necesitas. Algo ideal, porque además suele desembocar en contactar con empresas totalmente volcadas con el cliente, con un buen servicio de atención y con la transparencia más absoluta. Esto último, desde luego, es vital en un terreno como este.

Lo negativo

Lo cierto es que, generalmente, la balanza se decanta mucho más por el lado positivo que por el negativo de los préstamos rápidos online. Aun así, es imposible hablar de ellos sin tener en cuenta ciertos aspectos menos buenos que tienen. El primero es el riesgo de estafa. Cabe destacar que, si se recurre a un buen comparador y se muestra interés por tener un mínimo de información, este riesgo es prácticamente nulo. Pero, aun así, hay que señalarlo. Muchas falsas financieras se dan de alta para cazar a incautos, pidiendo pequeños pagos antes de ingresar el dinero. Por suerte, cada vez son menos los casos que se dan.

Otro punto, y el verdaderamente importante en relación con los créditos y préstamos rápidos, son los intereses. De nuevo, hay que hacer hincapié en la información previa, porque es esencial para evitar este tipo de problema. Hay productos financieros con unas tasas de intereses y unas comisiones que pueden hacer al consumidor pagar el doble del dinero que necesitaba, por lo que al final el remedio no hace más que convertirse en un problema todavía mayor.

A eso hay que sumar los plazos. Si son demasiado apurados, es imposible afrontar bien las exigencias económicas del préstamo. De nada sirve pedir, por ejemplo, 1000 euros a devolver en un plazo de 30 días. No es una solución práctica y, desafortunadamente, no son pocas las personas que se equivocan y piden algo así, con todo lo que eso conlleva después.

A pesar de todo, este tipo de problemas son algo que se puede evitar prestando atención a la hora de solicitar el dinero, consultando detalles de la financiera en cuestión previamente y, en definitiva, intentando mantenerse informado. Internet es un mundo enorme en el que, con sentido común y detenimiento, se pueden ahorrar muchísimos problemas y, por otra parte, disfrutar de enormes ventajas y bondades. Los préstamos rápidos por internet pueden ser una herramienta ideal, siempre y cuando se usen correctamente.