El fútbol necesita de ídolos

“No se puede vivir sin héroes, santos ni mártires”. (Ernesto Sábato).

 

            En la vida misma, hay gregarios, mamones, pelotas, líderes, caudillos y gente enamorada de la labor de equipo. Por supuesto, en cualquier equipo de fútbol suele aparecer un ídolo al que todos adoran como al “Becerro de Oro”.

            El otro día jugó el Villarreal contra el Chelsea la final de la “SuperCopa” y fueron los ingleses los que acabaron ganando la eliminatoria. Cuando el Chelsea ganaba, hubo una jugada muy bien trenzada por los villarreallistas y el delantero Moreno marcó. Las cámaras enfocaron a la grada y dos “hombretones” vestidos de amarillo lloraban de alegría por el gol que significaba el empate a uno. Estos aficionados nunca han tenido a Messi en sus filas y, sin embargo, sorprende su lealtad con el equipo y su sentido de pertenencia.

¿Es que los aficionados del Villarreal no tienen también sus ídolos? Pues claro que sí y no necesariamente los mejores, ni los más guapos ni los más ricos. Pero son los suyos, los que defienden sus colores, los que les hacen disfrutar en las victorias y apoyan incondicionalmente en las derrotas. “Los ídolos se encuentran en varias religiones: pueden ser simulacros o imágenes; estos objetos de culto a veces son adorados como dioses - de hecho, cuando la gente empezó a adorar a un becerro de oro, Moisés quedó muy decepcionado. Un ídolo también puede significar una especie de existencia ideal. También con este término se puede indicar a una persona amada por el público - como una estrella de rock o una celebridad que causa delirio en cada aparición pública”. (Mundifrases.com).

Los clubes siempre permanecen, salvo desgraciadas excepciones, a pesar de que sus jugadores recalen en otros equipos sustancialmente porque les pagan más dinero. Al Real Madrid y al Barcelona les va a costar, pero en unos años se van a acomodar. Van a volver las grandes estrellas al fútbol español. Ya lo decía Washington Irving que “El ídolo de hoy arrincona al héroe de ayer, y a la vez lo reemplaza por el héroe del mañana”.