“En ventas notamos aún miedo por la pandemia, aunque ahora se va viendo una mejoría de la situación”

En sus cinco citas semanales echa en falta clientes, aunque asegura que “pueden venir con seguridad, tenemos medidas y estamos al aire libre”
Ángel Onis, junto a su hija, regentan un puesto de venta ambulante en los mercadillos de la provincia
Su historia es la de otros muchos que han dedicado su labor a la intemperie, a ganarse el ‘jornal’ de pueblo en pueblo, ofreciendo siempre la simpatía y los productos más naturales, de la misma tierra, con la cercanía que ofrece alguien que, tras décadas de citas semanales, parecer ser tan cercano como de la familia.
 
Este es el caso de Ángel Onis, vendedor ambulante desde hace más de 30 años, quien mantiene la esencia del oficio como si cada día fuera el primero. “Nos levantamos cada mañana a las cinco para poder ir a comprar género y comenzar nuestra jornada en los mercadillos. Hacemos cinco a la semana, de martes a sábado, recorriendo Arevalo, Macotera, Peñaranda, Fresno y Tiñosillos” explica.
 
Un mapa, cargado de incertidumbres, especialmente desde la llegada de la pandemia por el coronav
irus, algo que inevitablemente le ha cambiado la forma de tratar con los clientes y su mismo día a día ya que, tal y como relata Ángel, “en las ventas se nota la pandemia, ahora va mejor porque se va viendo una mejoría de la situación, pero todavía esta complicada la cosa” mientras que asegura que, aún hoy, “notamos la falta de clientes de los pueblos de la zona, seguro que por miedo a la situación. Creo que ese miedo y la falta de economía están influyendo mucho aun”.
 
Sobre el desarrollo del verano este año, Ángel Onis lo tiene claro, y asegura rotundo que “hasta ahora va bien, veremos como acaba. Creo que los mercados, al estar al aire libre, tienen seguridad, además de apoyarse con medidas sanitarias como la mascarilla. Que la gente pierda el miedo a venir y consumir en los mercados es fundamental, aquí no les va a pasar nada”.