Todo por un románico abierto 

Si eres amante del arte religioso que se atesora en las iglesias de nuestra comunidad, seguramente conozcas el Programa de Apertura de Monumentos de Castilla y León. Es una efímera, pero anual, oportunidad para conocer los más preciados templos de cada localidad, algunos normalmente cerrados. Sin embargo, no todo es tan bonito como parece.

La Consejería de Turismo, en colaboración con las Diócesis de la comunidad, promueve este programa para visitar de forma gratuita la mayoría de iglesias de la comunidad. Así, se puede conocer el impresionante patrimonio de estas y fomentar el turismo. Aquí, en Salamanca capital, parece que nos ha tocado la lotería, pues se han sumado a la oferta cultural tres templos más (Sancti-Spíritus, Santo Tomás Cantauriense y la Vera Cruz) y podemos seguir visitando los habituales. Pero esto no es así en todos los lugares. En la provincia de Palencia, se han perdido de un año a otro el total de 7 iglesias, como denunció Cristina Párbole en su cuenta @lahuellaromanica. Esta historiadora fue la creadora del hashtag #PorUnRománicoAbierto, con el que se pretende regular la apertura de los templos románicos palentinos más allá de unas semanas en verano. La iniciativa consistía en publicar una foto de un templo románico con dicho hashtag y así hacer notar la cantidad de templos cerrados al público por la ausencia de un relevo generacional o por falta de interés de las instituciones respecto a esto. Evidentemente, llamó la atención de muchos y se descubrió que era un problema generalizado.

Han pasado ya dos años de esto, pero los ánimos son los mismos. Mantener un patrimonio tan importante cerrado al público es echar piedras sobre tu propio tejado. Y es que la situación poco ha cambiado, incluso teniendo la premisa de declarar el románico palentino como Patrimonio Mundial de la Unesco. Pero tampoco hay que irse hasta Palencia para echarse las manos a la cabeza. Recuerdo que Salamanca es una de las tres ciudades Patrimonio de la Humanidad en la comunidad. Tal reconocimiento debe aprovecharse al máximo para demostrar todo lo que atesoramos. Fijándonos en el arte románico, contamos con varias iglesias de las que podemos sentirnos orgullosos. Lo más probable es que a la mayoría le cueste situarlas en el mapa. Hablo de la Iglesia de San Cristóbal y la Iglesia de San Juan de Barbalos. Personalmente, nunca las he visto abiertas, pero viendo imágenes en internet, se puede ver que son maravillosas. Es incomprensible tenerlas cerradas. Si tenemos algo, pero no podemos verlo, ¿realmente lo tenemos o no es nuestro? Luego lloramos cuando se cataloga a España como destino turístico de borrachera cuando podría ser perfectamente un máximo exponente histórico-cultural. A veces incluso se le echa la culpa a los jóvenes: que si ya no les interesa la cultura, que si son unos fiesteros, etc. Si por mi fuera y tuviera los conocimientos necesarios, estaría encantado de estar de voluntario para la apertura de los templos. En la defensa del patrimonio también juegan un importante papel las redes sociales. Habrá miles y miles de divulgadores en todas las redes: Instagram, Twitter, Facebook... Lo que acerca la cultura, no solo a los jóvenes, sino también a otros lugares del mundo. Ahora mismo, siguiendo con el románico, quiero destacar perfiles como @cylromanica o @RomanicoEspana en Twitter (también se pueden encontrar en otras redes), además de @lahuellaromanica ya mencionada.

Para terminar, el programa de apertura podría ser mucho mejor y llegar a la altura que nuestra comunidad merece. Ha llegado tarde (a mediados de julio) y termina demasiado pronto, teniendo en cuenta que cierra los lunes o que algunas iglesias sólo abren tres días a la semana. ¿Llegaría ese día en el que valoremos lo nuestro?

Por supuesto, agradecer a todas las personas que atienden en las iglesias y que hacen todo lo posible por enseñar como es debido nuestro patrimonio.