Cambian los ministros, se repite la oposición

388

¡Jo!, con lo descontentos que estaban con los ministros anteriores y, para una vez que les hacen caso y los cambian en bloque, no se quedan tranquilos: critican a los nuevos sin darles opción, siquiera, a tomar posesión de su cargo.

Ésa es la forma de hacer oposición: el no, no y no. El bloqueo institucional, el saltarse las normas, vulnerar las leyes, desobedecer la Constitución (Ésa con la que tanto se llenan la boca; Ésa que se les atraganta en cuanto llegan al capítulo de los derechos).

Así es la oposición: huera, rancia, con un eco repetitivo y manido (¡Váyase, señor González… Convoque elecciones, señor Sánchez…)