Iberdrola obtiene luz verde ambiental para el desarrollo de uno de sus proyectos fotovoltaicos de Castilla y León  

Con una potencia de 50 MW, la instalación generará energía limpia suficiente para abastecer a una población equivalente a 28.000 hogares
Planta fotovoltaica de Iberdrola

Iberdrola ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable para el desarrollo de uno de sus proyectos fotovoltaicos de Castilla y León, el de la planta Revilla Vallejera, con una potencia de 50 MW, ubicada en el término municipal burgalés del mismo nombre, Villamedianilla y Vallejera.

La instalación estará integrada por 144.720 módulos fotovoltaicos de 345 W cada uno de silicio monocristalino y estructura con seguidor a un eje y generará energía limpia suficiente para abastecer a una población equivalente a 28.000 hogares, además, evitará la emisión a la atmósfera de 20.000 toneladas de CO2 al año y representará una inversión de más de 30 millones de euros. 

Su construcción contará con un importante componente local, tanto de proveedores industriales como por la involucración, en períodos punta de trabajo, de hasta 250 trabajadores, hasta su puesta en operación, prevista en 2022. Además de la adquisición y colocación de los casi 145.000 paneles previstos, se ejecutará una línea eléctrica subterránea para transportar la energía generada en la planta y se ampliará la subestación eléctrica transformadora de evacuación.

Un líder mundial en energías limpias en Castilla y León

Con la nueva planta, Iberdrola reforzará su liderazgo renovable en Castilla y León, donde ya gestiona más de 5.100 MW -hidráulicos y eólicos-, convirtiendo a esta comunidad autónoma en la región con más megavatios ‘verdes’ instalados por la compañía.

Iberdrola construye en Herrera tres parques eólicos -integrados por uno de los aerogeneradores más potentes que se instalan en España- y promueve, también en Burgos, el complejo eólico Buniel, en colaboración con Caja Rural de Soria, y el parque Valdemoro, de 164 MW de potencia instalada, así como el de Villarino, en Salamanca, con 300 MW.

La apuesta fotovoltaica de la compañía en la región se completa con la tramitación de más de 1.000 MW, distribuidos además de en Burgos -Ballestas-, en Salamanca -Villarino-, Segovia -Otero - y Palencia -Velilla-. 


Iberdrola promoverá en la comunidad en los próximos años más de 2.400 MW en proyectos renovables -eólicos y fotovoltaicos-, para los que destinará inversiones de unos 2.000 millones de euros. Este volumen de recursos dinamizará el tejido industrial y generará empleo para 24.000 personas, atendiendo a las estimaciones establecidas en el PNIEC.

Inversiones verdes para promover la recuperación económica y el empleo

Iberdrola está convencida que la transición energética puede actuar como agente tractor clave en la transformación del tejido industrial y en la recuperación verde de la economía y el empleo. Para ello, la compañía ha lanzado un plan de inversión histórico de 75.000 millones de euros para el período 2020-2025, con el objetivo de duplicar su capacidad renovable y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo.

Las inversiones en España para el período se elevan a cerca de 14.300 millones de euros y la mitad -más de 7.000 millones de euros- irán destinadas al desarrollo de nuevos proyectos renovables, mientras que más de 4.500 millones irán dirigidos a robustecer y seguir digitalizando las redes eléctricas. 

Tras veinte años promoviendo la transición energética, Iberdrola es líder en energía renovable en nuestro país, con una capacidad instalada de más de 17.500 MW renovables; un volumen que en el mundo se eleva a más de 35.000 MW, convirtiendo a su parque de generación en uno de los más limpios del sector energético. 

Con unas emisiones de 98 CO2/kWh que son ya dos tercios inferiores a la media europea, la estrategia de inversión en energía limpia y redes llevará a Iberdrola a ser una compañía “neutra en carbono” en Europa en 2030.