Tiende tu mano y enrédate

Hoy comenzamos nuestra columna con gran júbilo, se acerca una de las fechas más señaladas para nuestra organización, “El día de la Caridad”. Este año 2021, hemos decidido que gire en torno al lema “Tiende tu mano y enrédate”, un lema que tiene mucho significado para nosotros. Representa a todos aquellos que nos han escuchado, a los que no han perdido la esperanza incluso en tiempos tan difíciles, a los que nos han mirado con ilusión y nos han animado a seguir. Representa a todos aquellos voluntarios que se dejan la piel con cada labor, representa a todas las personas con las que trabajamos cada día, la ilusión, el esfuerzo y la satisfacción del trabajo bien hecho. Es la escenificación de la palabra amor y el orgullo de andar de la mano de los que más lo necesitan. Porque, reflejados en Cristo, este es el camino que hemos escogido, ayudar al prójimo para sentirnos vivos.

Hemos atravesado momentos duros, de mucha incertidumbre e impotencia por la covid-19 y sus efectos, por no poder llevar a cabo nuestra labor todo lo bien que hubiésemos querido, pero lo hemos hecho de la única manera que hemos podido y sabido. Porque en Cáritas, aunque la fuerza física desfallezca, el motor de mejorar esta sociedad, nos ayuda a seguir levantándonos cada día con la misma ilusión.

En un día cómo este solo queremos celebrar, disfrutar, reír, recordar y no olvidar nunca lo que hemos pasado este último año. Queremos que nos acompañes y que seas partícipe de nuestras actividades. Porque, querido lector, la solidaridad también es una forma nueva de ser y estar en el mundo, comprometidos cada día con la lucha de un mundo más humano y más fraterno. Cómo dijo el Papa Francisco: “El peligro de contagio de un virus debe enseñarnos otro tipo de 'contagio', el del amor, que se transmite de corazón a corazón. Estoy agradecido por los muchos signos de disponibilidad a la ayuda espontánea y de compromiso heroico del personal sanitario, de los médicos y de los sacerdotes. Hemos sentido la fuerza que provenía de la fe".

A lo largo de esta semana se van a celebrar muchas actividades en las que os animamos a todos a participar. Así que a modo de preparación, os dejamos 10 propuestas que podéis empezar a poner en práctica:

  • Proteger a las personas más vulnerables.
  • Garantizar que todos podamos acceder a la Administración pública para evitar pérdidas de derechos y así reducir la brecha digital.
  • Ayudar a las personas con más dificultades a que tengan oportunidades de empleo.
  • Garantizar el acceso a una vivienda digna como bien de primera necesidad y así evitar los efectos de la pobreza energética.
  • Construir una verdadera sociedad generando comunidades que fortalezcan el tejido de los cuidados y donde todos nos hagamos responsables de todos.
  • Reconstruir los vínculos entre las personas para mantener la comunidad activa y estando cerca.
  • Acompañar la soledad y ayudar a la búsqueda de sentido vital.
  • Aumentar la coordinación y el trabajo en red para que nuestras iniciativas sean siempre contextualizadas, coordinadas y que ofrezcan una visión armónica de nuestra preocupación por los demás.
  • Instalarnos en la creatividad y atrevernos a crear nuevas formas de estar y acompañar.
  • Potenciar los gestos de solidaridad, sostenibilidad y colectividad que han surgido para que se mantengan en el tiempo… y que promuevan unos estilos de vida que se comprometan con los demás.
  •  

Esperamos que nuestras palabras hayan sido fieles transmisoras de la gran labor de Cáritas Diocesana de Salamanca y que muchas más personas sigan nuestro ejemplo. Porque la palabra también es un motor de cambio, sobre todo cuando es del corazón.

María Inmaculada Regadera Martín y Estela Martín Sierra