Un poema sobre una vida

Al final, nada se resuelve de principio a fin,
nada cabe en el tiempo del espacio
en su completitud. Nada termina de ser desde su esencia
hasta su desavenencia en el arco de la vida en el presente
con sus límites rendidos a la sombra del misterio.
Nada se descifra sin dejar en ello la pregunta del inicio
sin una luz eterna. Siempre uno se aproxima solo,
se acerca a ese núcleo de los siglos sin mirar adentro en sus aguas el reflejo alejado en la distancia de la imagen.
Pero a veces eso resulta suficiente para recordar la verdad no escrita aún
y olvidarla en el silencio.
 

 

Juan Angel Torres Rechy