Las notas de Unionistas

Con el fin de la temporada 2020/2021, el periodista Carlos Cuervo puntúa el gran año de los Reina Sofía tras su clasificación para la PRO

Unionistas, hace meses, tras meterse en la PRO

Con el fin del curso 2020/2021 en Unionistas, el periodista Carlos Cuervo pone nota al gran rendimiento de la mayoría de los jugadores del equipo charro. Los del Reina Sofía lograron clasificarse para estar en la Liga PRO -o Primera RFEF- el próximo curso, mientras que se quedaron a tan solo un gol de jugar el playoff de ascenso a Segunda División de Extremadura. 

Miguel Serna: 9’5. Un portero sensacional, debilidad personal. Sin errores durante la temporada y haciéndose cada vez más importante con el paso de las jornadas. Talento para estar en Segunda División.

Ruly García: s.c. Inédito. Aportó en el vestuario y asumió bien su rol de suplente. Meta con muy buena planta. 

Antonio Marín: 8’5. Lateral que se hizo amo y señor de la banda derecha. Mucho futuro por delante si mantiene el nivel. Lo jugó todo y no defraudó a nadie. 

Roberto Córnago: s.c. Llegó a debutar en Burgos. Muy joven y por pulir, imposible meter mano a un Antonio Marín que estuvo a gran nivel. 

Ramiro Mayor: 9’5. Se llevó menos los focos que Mario Gómez, pero fue aún más importante. Trabajo en la sombra que salvó puntos al equipo. Una joya tenerle para la próxima campaña en Primera RFEF tras su renovación automática.

Mario Gómez: 9. Un central clave para la categoría. Se lució -especialmente- en el primer tramo del curso. La pareja de baile perfecta para Ramiro Mayor.

Benjamín Garay: 6’5. Cumplió con su papel en los momentos que le tocó jugar como lateral diestro o central. Su lesión en la segunda fase empañó su estancia en la entidad. 

Jon Rojo: 9’5. Espectacular jugador. Se doctoró en Salamanca y lo raro sería que no vuele al fútbol profesional en breve. Tres goles y solo se perdió una jornada por sanción. Bien en defensa y grandioso en ataque. 

Luis Acosta: 7. Empezó fuerte, pero se fue diluyendo con el paso del tiempo. Lo mejor fue su polivalencia en el medio y el eje de la zaga.

Héctor Nespral: 7. Lejos de lo esperado. Le costó mucho arrancar después de su grave lesión y terminó a un nivel decente, aunque no fue el de otros años. 

Mandi Sosa: 7’5. Se ve que es un jugador que puede ser vital en muchos vestuarios por su liderazgo y calidad. Tuvo pocos encuentros para demostrar su verdadero potencial después de muchos meses sin competir. Revolucionado en ocasiones y un centrocampista contundente. 

Diego Lamadrid: 6. Acabó jugando de titular. Aún tiene que coger experiencia en Segunda División B. Es sub-23 y tiene contrato. 


Álex Rey: 7. Buen futbolista. Pocas titularidades y gran revulsivo. Para el recuerdo quedará su gol al Racing de Ferrol en A Malata. 

Cris Montes: 7’5. Muy desequilibrante en la banda derecha. Lo intentó siempre, pero con poco acierto de cara a puerta. Fue titular desde su llegada en el mercado de invierno. Mejoró notablemente lo que quedó tras la salida de Javi Navas. 

Josué Medina: 3. No destacó. Sin casi oportunidades y a veces llegó a parecer que Hernán Pérez ya no contaba con él. Mal año.

Íñigo Muñoz: 7’5. Su nombre quedará en la historia por meter el gol que le dio a Unionistas la clasificación para la PRO. No brilló tanto como se esperaba en un principio y lo intentó con vehemencia. Jugó por la izquierda y la derecha y tiene contrato en vigor. 

Manu Viana: 4. Decepción absoluta. Le tenía mucha fe y no dio lo que se esperaba de él. Brilló contra el Zamora en el Ruta de la Plata y poco más… 

Pepe Carmona: 6’5. Tampoco fue su mejor curso. No se vio a la estrella del Guijuelo más allá de destellos. El no tener los minutos esperados le penalizó. Aportó lo que le dejaron. 

Carlos de la Nava: 10. El mejor. Siempre lo fue en los últimos años. Merece una subida de contrato por lo que supone. El jugador franquicia de Unionistas. Poco más que añadir a su ‘temporadón’. Tiene contrato. 

Diego Hernández: 7’5. El típico que amas si juega en tu equipo y al que odias si está en el rival. Luchador incansable y a veces le pasó factura para mal. Le dio muchísimo a Unionistas siendo sub-23. 

Aythami Perera: 5. Desaparecido en el final de la Liga. No tuvo un inicio negativo y la falta de gol le convirtió en un revulsivo para Hernán Pérez. 

Hernán Pérez: 9. Buen entrenador, pero con errores en ciertas ocasiones. Logró cumplir con el sueño de la PRO y casi obra el milagro del playoff. Tiene contrato. 

Diego Hernansanz: 9. Fuera de lo estrictamente deportivo, su nota bajaría considerablemente por tener mil líos. Se le despidió, pero armó una buena plantilla con lo justo. Esto también es suyo. 

Directiva: 9. Con la filosofía de Unionistas, lo raro es no pasarlas canutas cada año ante el poder económico del resto de rivales. Buen trabajo en lo deportivo en el momento más díficil. Aún queda por dar alguna que otra explicación con el tema del director deportivo…