Colectivos de enfermos mentales critican que se les excluya de la vacunación preferente frente al coronavirus

Tan sólo un 5 % de estas personas de Centros de Día y Viviendas Supervisadas ha recibido alguna dosis por edad, y no por el criterio de población de riesgo

Foto de archivo de un acto anterior de la Federación Salud Mental Castilla y León

La Federación Salud Mental Castilla y León ha puesto de manifiesto con el envío de varias cartas a los responsables de la Consejería de Sanidad la "altísima preocupación" que existe ante el escaso índice de vacunación frente al Covid entre las personas con discapacidad y dependencia usuarias de los diferentes recursos de apoyo y soporte social.

Según han informado a Europa Press fuentes de la Federación tan sólo un 5 por ciento de estas personas de Centros de Día y Viviendas Supervisadas ha recibido alguna dosis de la vacuna, siendo el criterio de selección el general de la población, por edad, y en ningún caso el criterio de población de riesgo.

En concreto, desde el colectivo mientras que la Administración regional informó en enero que tras la vacunación de los dos centros residenciales (León y Soria) seguirían los Centros de Día y las Viviendas Supervisadas, "para lo cual se nos solicitó el listado de personas usuarias". Así, "a día de hoy esa vacunación tan sólo llega a un 5 por ciento".


De este modo, desde la Federación Salud Mental Castilla y León reclaman una atención urgente en aquellos casos que así han sido descritos por instituciones y organismos internacionales, sin la pretensión de adelantarse a nadie pero tampoco sin quedar atrás. En este sentido, ya hay muchas comunidades autónomas que han vacunado a personas con problemas de salud mental usuarias de recursos como Viviendas Supervisadas o Centros de Día.

"Se están aplicando criterios distintos en función del territorio tanto a nivel nacional como a nivel autonómico, produciéndose desigualdades importantes, lo que agrava más todavía la situación y gestión de nuestros recursos", ha explicado la presidenta de la entidad, desde donde se ha recordado que "desde el inicio de la pandemia se ha producido una importante pérdida de autonomía, habilidades y destrezas psicosociales en nuestras personas usuarias, así como una importante falta de motivación y apatía, que nos obliga a redoblar el trabajo".