Salamanca contará en septiembre con una normativa que obliga a los patinetes a ir por el carril bici

Eso será en el caso de que los haya en las calles por las que transitan, en caso contrario tendrán que circular por la calzada

Los ediles del consistorio salmantino, Javier Iglesias y Fernando Carabias, han explicado que el documento inicial ha sido consensuado con los seis municipios del entorno con los que comparte conexión bici

El Ayuntamiento de Salamanca prevé tener en septiembre en vigor la ordenanza municipal que limitará el uso de vehículos de movilidad personal, como los patinetes eléctricos, que tendrán que circular obligatoriamente por los carriles bici, en el caso de que los haya en las calles que transitan, o si no cuentan con ellos, por la calzada, sin poder ir por aceras o calles peatonales.

En cuanto a las velocidades, la normativa municipal, que será la misma en los municipios del alfoz, será de un máximo de 20 kilómetros por hora en carriles bici; de 10 kilómetros por hora en aceras-bici, que comparten uso ciclista y peatonal; y en sendas con uso permitido esa misma velocidad; respecto al uso por la calzada, compartida con otros vehículos, el límite máximo estará en 25 kilómetros por hora.

Así lo han anunciado los ediles del consistorio salmantino, Javier Iglesias y Fernando Carabias, quienes han explicado que el documento inicial ha sido consensuado con los seis municipios del entorno con los que comparte conexión bici y que ahora pasará a los técnicos para después llegar a consulta pública y al resto de trámites hasta que se apruebe definitivamente en el pleno, "en torno al mes de septiembre".


Además de recordar que la normativa de la DGT, ya en vigor, impide su uso en aceras o pasos peatonales, ha remarcado que también estará contemplado en la normativa que los estacionamientos deberán efectuarse en los mismos lugares destinados a las bicis y no en árboles, farolas o fachadas, entre otros lugares.

Según han explicado los ediles, se trata de un documento "garantista" que pretende un uso "de manera adaptada, ordenada y segura" y que irá de la mano en Salamanca y su alfoz, con "reglas comunes" y para evitar interpretaciones "individuales" de la normativa de la DGT que pueda suponer confusión.