Homenaje de los periodistas salmantinos a David Beriáin y Roberto Fraile en el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Un sencillo acto con el que se ha recordado a los compañeros de profesión asesinados en Burkina Faso y al que ha acudido el alcalde de Salamanca
Homenaje de la Asociación de Periodistas Salmantinos a Beriáin y Fraile. Foto: @_ASPE_

La Asociación de Periodistas Salmantinos (ASPE) ha homenajeado este lunes a los compañeros de profesión David Beriáin y Roberto Fraile, asesinados la pasada semana en Burkina Faso cuando trabajaban en un documental. Un homenaje, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, al que también ha querido sumarse el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo. 

Manifiesto por el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Celebramos el Día Mundial de la Libertad de Prensa en Salamanca con un pequeño homenaje que nos recuerda lo que somos y a lo que nos dedicamos.

Lo hacemos después de un año de transición, en el que hemos ido posponiendo las celebraciones y las reuniones, los eventos y los encuentros que como asociación profesional organizamos en Salamanca.

Es un día de reflexión entres los profesionales de los medios sobre cuestiones relacionadas con la libertad y la ética profesional. El lema planteado por la UNESCO para este año es “La información como un bien común” y subraya la importancia indiscutible de disponer de una información verificada y fiable. Hay que luchar contra la desinformación y las fake news; y hay que hacerlo con todas nuestras fuerzas y con todas las herramientas a nuestro alcance, empezando por contrastar las informaciones con las fuentes.

La COVID-19 nos ha puesto a todos delante de nuestras debilidades como sociedad, estableciendo un reto global al que debemos responder desde lo más cercano. Para el periodismo, la pandemia ha supuesto poner de nuevo el foco en la importancia de la comunicación profesional, en el papel de los periodistas como transmisores y garantes de una información vital que se renueva constantemente, y en la conexión más sólida y eficiente entre ciudadanos y gobernantes.

También ha tenido, como en otros sectores, una repercusión negativa en el plano laboral, con el cierre de cabeceras y medios, reducciones de plantilla, ERTES y ERES que se suman a más de 10 años de destrucción de empleo y de incremento de la precarización. Conmemorar la libertad de prensa es, necesariamente, recordar a los compañeros y compañeras que han perdido su trabajo o que cuyas condiciones han empeorado. No hay libertad de prensa sin periodistas libres, que trabajen por cuenta propia o ajena, de acuerdo a las normas deontológicas y profesionales que nos diferencian del pseudo periodismo y del mar de medias verdades y de falsedades al completo que pretenden pasar por información.


En Salamanca, hoy, conmemoramos este día recordando también a dos compañeros que han sido asesinados por hacer su trabajo; por contar lo que algunos no quieren que se sepa; por defender a aquellos que están debajo de los titulares; por salir de la comodidad de la información institucional y de la agenda oficial para hacer periodismo. Roberto Fraile y David Beriáin nos recuerdan, en esta fecha, las presiones y los riesgos de ejercer esta profesión fuera de los circuitos establecidos. Y de la globalización del trabajo y de la comunicación, que lleva a un periodista navarro y a otro salmantino de adopción (era natural de Barakaldo) a viajar miles de kilómetros para ejercer una labor que durante décadas han hecho desde la proximidad. En el caso de Roberto aquí mismo, desde una televisión local, donde se ejerce a diario el periodismo con la misma fuerza y con la misma profesionalidad que en el resto del planeta.

Las velas que encendemos en su memoria nos hacen visibles a todos. Sus fotografías le ponen cara al periodismo. El trabajo que dejan sirve para dar testimonio a la sociedad, y también a los periodistas que están empezando y a quienes se forman en las facultades de toda España, de la importancia de nuestro trabajo, de nuestra fragilidad personal y profesional, y de la necesidad de unirnos para defender la libertad de prensa, el periodismo y a los periodistas, un día como hoy y todos los días del año.

Fue la Asamblea General de las Naciones Unidas quien, en 1993, proclamó el 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa; y lo hizo como respuesta a un llamamiento de los periodistas africanos que en 1991 elaboraron la histórica Declaración de Windhoek sobre el pluralismo y la independencia de los medios de comunicación. Desde entonces se ha conmemorado este día con la idea de “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”.