Bracamonte al día

Administradas 900 vacunas a la población de 70 a 76 años de la zona básica de salud de Peñaranda, en un jueves con retrasos y sorpresas

El retraso en la llegada desde Salamanca de las dosis generaba esperas a primeras horas, a lo que se unía la sorpresa por la llegada de la vacuna Janssen, que finamente se administraba con fluidez y sin incidencias
El pabellón Miguel Ángel Jiménez Barcala acogía la jornada de vacunación de 70 a 76 años este jueves
El pabellón municipal Miguel Ángel Jiménez Barcala acogía este jueves una nueva sesión de vacunación masiva, centrado esta vez en la población de 70 a 76 años de toda la zona básica de salud de Peñaranda.
 
Una jornada que arrancaba con dificultades, ya que se demoraba la llegada de las vacunas hasta el recinto municipal, lo que generaba esperas y retrasos especialmente durante los primeros turnos, establecidos desde las nueve y media de la mañana, generando largas colas y malestar vecinal ya que, al retraso se unía la lluvia, gran protagonista durante buena parte de la sesión, lo que provocaba que se habilitara una amplia zona de las gradas para realizar la espera a cubierto.
 
Además del retraso en la llegada se producían más cambios ya que se administraba finalmente la vacuna Janssen masivamente en vez de la primera dosis Pfizer anunciada por Sanidad esta misma semana, lo que también generaba sorpresas entre los pacientes citados hoy, que finalmente han quedado inmunizados con la única
dosis de este tratamiento, entre los que se encontraba el alcalde de Macotera, Antonio Mendéz.
 
Tras solventar pequeños problemas en el sistema informático de lectura de las tarjetas sanitaras, comenzaba a fluir la vacunación, administrándose 850 dosis Janssen y 50 más de Pfizer con total normalidad y fluidez a través de un dispositivo desarrollado por el Centro de Salud de Peñaranda y apoyado por voluntarios de Cruz Roja y técnicos del Ayuntamiento.
 
Este viernes llega el turno para los mayores de 80 años de toda la zona, quienes recibirán la segunda dosis de la vacuna recibida en primera puesta durante el Viernes Santo. Una jornada, para la que se ha preparado un dispositivo que hace posible la administración de 550 vacunas durante la mañana, por lo que los sanitarios realizan un llamamiento a los pacientes citados por la tarde para que acudan a última hora de la mañana del viernes y reciban su dosis definitiva, con la que terminar el tratamiento frente al coronavirus.