Tránsfugas, cínicos, chaqueteros y cuentistas

“Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella” (Joan Baez)

El título del artículo de hoy, aunque les pueda parecer un grave insulto, no parece serlo tanto una vez, que se ha conocido, el significado de los vocablos, y parece ser que tampoco lo son para aquellos  protagonistas, que se dan en todos los ámbitos de la vida, en todos los colectivos, incluso, en todas las familias, -también en las buenas, sí-. Pero dicho esto; lo que chirria de verdad es ver como políticos que han estado durante años (se supone con la ideología de partido) que hayan  ocupado puestos relevantes y de responsabilidad cobrando un “pastizal” y defendiendo desde sus pulpitos los colores, del partido en no pocas ocasiones “a grito pelao”…

Ahora, se cambien de color, y se pasen a las filas, del adversario político y, además hablan de “fichajes”, como si cambiaran de club, manifestando eso sí, unas barbaridades disimuladas con retorica oportunista, llena de frases trilladas y rebuscadas, así como también de encontrar  justificaciones al descarado oportunismo que nadie se cree, pero les da lo mismo. Y, así tan ufanos, y sonrientes, se mezclan con sus nuevas siglas, y cambiándose la chaqueta y lucir otro color. No hará falta poner nombres a los que, con inusitada cursilería llaman transfuguismo.

Por ello me he apoyado en el libro de Pancracio Celdrán, que recoge el extenso repertorio de improperios y expresiones ofensivas de nuestra lengua, -algunos evidentemente estaban en desuso-, pero  las personas públicas y relevantes de la política, los que deben tener una conducta ejemplar, con rigor y seriedad, se unen a despropósitos vulgares y montaraces, que nos piden y nos alimentan con su verborrea para que confiemos en ellos.-Que pena-.

Oportunista.= “Pronto a cambiar de bando si pintan bastos en el que milita. Se dice también de quien se sube al carro del vencedor, desertando de las banderas que servía, olvidando amigos;- arribista.-Se dice también de quien deja un partido o credo para abrazar otro-. Antaño a esta actividad innoble se la denominaba "cambiar de casaca". Es villanía antigua, documentada a mediados del siglo XVI. La frase pudo haber originado en tiempos de la Reforma Protestante y sus guerras de religión. Católicos y luteranos vestían casacas de colores diferentes, pero con forro cambiado, es decir: el forro de la casaca protestante era del color de la casaca católica, y viceversa. Como deserciones y traiciones eran frecuentes, a quien se pasaba a la causa contraria le bastaba con volver la casaca del revés, a fin de prevenir al antiguo enemigo de sus intenciones de abrazar su causa. Cambiaban de casaca como hoy se cambia de chaqueta, y al truhán que lo hace se le llama de esta generosa manera”.

Cuentista.=“Chismoso; que tiene la costumbre de llevar y traer noticias menudas y murmuraciones con las que indispone a unos contra otros; persona poco seria; correveidile; sujeto de carácter débil que se va de la lengua cuando lo que conviene es mantener la boca cerrada. También se usa en lugar de zascandil, embrollón y liante. Es término ya en uso en el siglo XVII. Martínez de la Parra, en la segunda mitad de la centuria citada, lo utiliza así: Los chismosos, los que llevan y traen; los cuentistas; los que siembran la perversa cizaña de la discordia-.

Es insulto leve, pero puede tornarse grave cuando se dice a personas que viven de su credibilidad, como abogados, periodistas, sacerdotes, políticos. En cuanto a la frase "tener más cuento que Calleja", se alude con ella al editor burgalés de principios de siglo, Saturnino Calleja Fernández, que fundó la editorial más importante de su tiempo dedicada casi exclusivamente a la edición de cuentos para niños. Se zahiere así a quien anda siempre con excusas inverosímiles, tratando de justificar su conducta una y otra vez, de modo que ya no resulta creíble. De quien adquiere esa fea costumbre decimos que tiene mucho cuento, o que la mayoría de lo que tiene es cuento..., aludiendo a la materia fabulosa y legendaria de los relatos infantiles”.

 Cínico. =“Individuo que hace alarde de no creer ni en la rectitud ni en la sinceridad, impúdico-. A las características descritas  únase antaño las de puerco, sucio y desaseado. Hoy se predica, amén de lo expuesto, del individuo que se conduce con falsedad, hipocresía y mala intención. Conocida es la anécdota de un insigne cínico de mediados del siglo pasado, el duque de Sevillano, que tenía adjudicada la contrata de la paja para los caballos del ejército. Se le acercó un día Isabel II en cierta recepción quedaba en la Corte, y le dijo: "Duque, ¿es verdad que os estáis haciendo rico dando paja a los caballos de mis tropas...?"; y el duque, que era de gran presencia de ánimo, y un perfecto cínico, contestó: "Señora, no; al contrario: me estoy haciendo rico no dándosela..."Pero la cobraba”. Cualquier parecido, con la realidad que se vive hoy en los estamentos de la política. Es pura coincidencia, o no.

 (Libro de los insultos de Pancracio Celdrán –ediciones Prado 10-1995)

 

                Fermín González salamancartvaldia.es       blog taurinerias