Centro del mundo

“Bajo este rotundo arco de glicinias, de racimos florales tan hermosos, como desmesurados, un hombre camina protegido. No sabemos quién es. Como otro hombre de Vitrubio, tal como Leonardo da Vinci lo plasmara en medio de un círculo, este ser anónimo sigue siendo centro del  mundo...” (José Luis Puerto) / Foto de Carlos Santiago

Bajo este rotundo arco de glicinias, de racimos florales tan hermosos, como desmesurados, un hombre camina protegido. No sabemos quién es.

Como otro hombre de Vitrubio, tal como Leonardo da Vinci lo plasmara en medio de un círculo, este ser anónimo sigue siendo centro del  mundo. ¿O ya no lo es tanto?


La belleza floral monocromática -ese tono liláceo persistente- lo sigue protegiendo. Ah, si supiéramos dónde se dirige...¿Hacia el altar del fondo?

José Luis Puerto / Foto de Carlos Santiago