Gracias 

Si además de sentirnos agradecidos, pronunciamos la palabra  GRACIAS, el impacto todavía es mayor en lo que concierne en nuestras relaciones con los demás. Existen pruebas de que nuestras relaciones personales mejoran de forma cualitativa cuando no escatimamos a la hora de dar las gracias. Deberíamos prestar mayor atención a nuestras relaciones expresando sin reparos nuestra gratitud.

- ¿Qué le parece señor Manuel?

- Pues me parece de perlas este pensamiento. Y más cuando se repite ahora insistentemente que. De aquí al año 2040 va haber un cambio trascendental en la especie humana.

- Pero señor Manuel, con todo mi respeto, yo creo que será importante antes de esa cambio anunciado, que deberíamos conocer el camino hasta llegar aquí, donde estamos. Más que nada para conocer y saber lo que debemos conservar; entre ello, la Dignidad Humana… pues hay valores que nunca se pueden ni deben perder.

- ¿Cómo la Empatía?

- Pues sí, ya que la Empatía, es un maravilloso superpoder de los humanos. Que nos permite trasportarnos a la mente de otra persona y sentir desde su perspectiva, y también como decíamos al principio emplear más la palabra ¡GRACIAS!

- Mire usted, buen amigo. Yo tengo un ejemplo de esto que le estoy diciendo; pues he tenido la suerte en mi larga singladura de tratar contar-historias humanas y divinas-, en distintos medios de comunicación. Prensa, Radio, Televisión, Libros y en la propia vida de encontrarme con gente que hacía gala de esa Empatía. Nunca podré olvidar cuando haciendo el programa ‘Desde el Campanario’ en Radio Televisión Comarcal de Peñaranda ,Televisión Castilla y León y Es RADIO; con colaboradores extraordinarios que me ayudaron mucho y que nunca he dejado de darles las ¡GRACIAS! estaba también en el grupo-Armando Moralejo. (ver foto). Pues bien, nos escribió una carta al dar por finalizado nuestro programa semanal, que trascribo íntegra dado el valor sentimental que conserva para todos nosotros:

“Hoy en mi última intervención en este programa, no tengo más remedio que desde lo más alto del campanario, de viva voz y a los cuatro vientos dirigirme a todos vosotros, mis queridos radioyentes de ‘EsRadio Salamanca para agradeceros de corazón, la deferencia, amabilidad y cariño que me habéis mostrado abriéndome las puertas de vuestras casas y dejando entrar en vuestra intimidad a través de las ondas mis humildes palabras. No he querido inmiscuirme en vuestras vidas, ni herir en lo más mínimo vuestros sentimientos, ni romper la paz y la armonía de vuestro buen vivir, al contrario lo he hecho con el ánimo de entreteneros e ilustraros durante breves momentos con mi opinión, que no siempre habrá sido acertada, sobre distintos temas, o por supuesto deleitaros con mi humilde poesía, especialmente dedicada a nuestra ciudad, nuestro campo, nuestro pueblo y entorno y a todos vosotros, principales artífices de mi inspiración.

¡Gracias! también al entrañable amigo Anselmo Santos, por incluirme en su programa-Desde el Campanario-, que a pesar de mi avanzada edad me ha hecho sentir útil y realizado en algo. A Don José y Nico inseparables compañeros de opinión. Y a los demás compañeros, que a pesar de no coincidir con ellos sepan me he sentido muy honrado de sentir su compañía. Para todos ellos mi más cordial saludo y sepan que cuentan con mi amistad, admiración y sana envidia por sus magníficas y elocuentes intervenciones. ¡Sois magníficos!

Así como mi agradecimiento por las atenciones y mimos con que me habéis tratado en todas las ocasiones en que por alguna razón nos hemos reunido. Por todo ello ¡GRACIAS!

En fin, a los agricultores que desde vuestros tractores sintonizáis ‘Desde el Campanario’, a los que por carretera os desplazáis acompañados de nuestras ondas, a las entrañables y esforzadas amas de casa que en sus quehaceres diarios nos escuchan. ¡GRACIAS! a todos. Sin olvidar a los componentes del equipo de Es Radio en Salamanca, en especial a Eva.

¡GRACIAS!, muchas gracias, os echaré de menos. Y mañana será otro día. Y si Dios quiere, y es vuestro deseo. Quizás pueda volver a dedicaros mis sencillas palabras. Y para terminar: “De corazón os digo. Si a Cantalpino llegáis. En mi tendréis un amigo”… 30 abril 2013.

 

*Nota: Armando murió el 18 de mayo).

¡Tremendo! Solamente me atrevo a decir ¡GRACIAS, ARMANDO!

Sí, señor Manuel. Y todos los integrantes de aquella peña que hacíamos el programa con ilusión; (ver foto), también ¡GRACIAS! Armando: “Pues además de sentirnos agradecidos por haber compartido tiempo e ilusiones contigo en hacer algo que nos confortaba; con la palabra ¡GRACIAS!... el impacto es todavía mayor y duradero”. AMÉN.