Perfumerías Avenida, tú sí que eres una publicidad impagable

El periodista Carlos Cuervo da su opinión sobre el subcampeonato del conjunto charro en la Euroliga, un hito histórico para el club charro y su Marea Azul

El Perfumerías, con su medalla de plata de la Euroliga / CB Avenida

Las reinas de los mortales. Las campeonas de los mortales. Las subcampeonas. Como prefieran, pero el Perfumerías Avenida volvió a demostrar que es lo más grande que tenemos en Salamanca, y con muchísima diferencia sobre el resto. La Final Four de Turquía hizo soñar a toda la Marea Azul con conquistar la segunda Euroliga de la historia y se quedó muy cerca de ser una realidad, aunque el Ekaterimburgo está en otra galaxia del basket femenino. 

Sin embargo, hasta a tan solo dos minutos para que se acabase el encuentro, las charras dieron guerra a una plantilla en la que hay jugadoras que solas cobran más que todo el primer equipo azulón. Casi nada. De hecho, el jefe de prensa, Germán Rubio, comparó la hazaña con perder un Mundial o unos Juegos Olímpicos contra la selección de Estados Unidos en los instantes finales y creo que no hay mejor ejemplo. Poco más hace falta decir entonces, ¿no?

En definitiva, lo que han hecho todas las integrantes del Perfumerías Avenida, y sí; aún no han ganado nada… y si no lo consiguen con la Liga tampoco pasaría gran cosa solo por lo que nos han hecho vivir en Europa, es para ser recordado. Echando la vista hacia atrás, si hace poco más de un año nos dicen que Salamanca iba a copar tanta atención por algo bueno y no por el adiós del club a causa la pandemia, ni de lejos nos lo habríamos creído. De locos. 

Y las últimas líneas de ésta columna de opinión van para ellos, como no podía ser de otra forma. Gracias a la familia Recio, a la Marea Azul, a las jugadoras, a Roberto Íñiguez y al resto de miembros del cuerpo técnico y la entidad por permitirnos ser historia viva de lo inimaginable. Perfumerías Avenida, tú sí que eres una publicidad impagable.