Los mayores de Guijuelo: “Nuestro deseo es que todo pase y poder abrazar a nuestros familiares”

Los guijuelenses de mayor edad reciben las vacunas con gran esperanza y renovadas energías frente a la pandemia

Llevábamos mucho tiempo esperando esto. Una solución que pudiera mostrarnos de verdad el final de esta pandemia”, así de esperanzada se mostraba Florentina Santos Martín durante la última jornada de vacunaciones en Guijuelo. Es solo una de los cientos de vecinos de la villa que ya han recibido al menos una de las dosis de la vacuna frente al Covid-19 en las diferentes tandas que se han administrado en el pabellón de deportes. “He venido con muchas ganas de recibir la vacuna, y sobre todo sin miedo, los beneficios de la vacuna son sin duda mucho mejores que los posibles efectos secundarios, y no estoy teniendo ninguno por ahora”. Respecto a la pandemia, Florentina es fiel reflejo de muchos otros mayores durante los últimos meses: “Cuando ya te jubilas te acostumbras a pasear, a estar con la familia, y cambiamos eso por estar en casa prácticamente encerrados y con mucho cuidado por todo. Pero lo peor ha sido el no poder ver en condiciones a la familia, pero afortunadamente tengo a mi marido y con él se pasó mucho mejor todo esto”.

El alcalde de Guijuelo, Roberto Martín, que acude a todas las jornadas de vacunación a ayudar como voluntario, asegura que este es uno de los momentos más esperados por el Ayuntamiento: “Los mayores han sido el colectivo más afectado por la enfermedad, y estábamos realmente preocupados esperando una solución. Las vacunas son sin duda el remedio y es muy satisfactorio ver que las dosis van llegando y cada persona vacunada es un pequeño triunfo frente a la pandemia. Aún queda mucho trabajo, pero con la población de más de 90 años, la mayor parte de 80 y algunos de 70 años ya vacunados, la verdad es que podemos respirar un poco. Ha sido un largo año tratando de minimizar la acción del virus, y nuestra recompensa es ver la cara de los vecinos tras recibir la vacuna, que se marchan a casa mucho más tranquilos”.

La respuesta de los mayores de la zona básica de salud de Guijuelo está siendo tan buena con la del resto de la provincia, con una asistencia de más del 80 % de los mayores para recibir su dosis de vacuna, por lo que gran parte de los mayores de 70 años estarán inmunizados en pocas semanas, precisamente los más vulnerables frente a la enfermedad. “

Sin duda la pandemia ha cambiado por completo la vida de los mayores en la villa, cambiando una rutina tranquila en muchos casos, por incertidumbre y soledad. “Es muy duro que de un día para otro te digan que no puedes ver a tu familia, que no puedes besar a tu nieto o abrazar a tus hijos”, indica María Asunción Nieto Martín, “todos entendemos que la seguridad es lo primero, pero ha sido complicado”. El pasado martes recibió su vacuna y ahora lo ve todo con mucho más optimismo: “Todo ha salido perfecto, he venido sin ningún tipo de miedo, todo lo contrario, con muchas ganas de poder estar más tranquila frente al virus. Sí que notaremos algún efecto secundario, pero todos los medicamentos lo tienen, así que animo a todos a que vengan, que no se quede nadie sin vacunar por miedo, porque está claro que esta es la solución”.

Uno de los centros neurálgicos de la actividad de los mayores que aún no ha recuperado la normalidad es el Hogar del Jubilado. Su presidenta, Rocío Martín, señala que para muchos era la única manera de evadirse, y se han visto poco menos que recluídos en casa: “Siempre hemos sido un colectivo muy activo. En el hogar teníamos talleres, actividades, era nuestro lugar donde reunirnos con amigos y conocidos, pero acabamos todos en casa sin poder hacer nada. La gente sigue trabajando, los jóvenes estudian, pero a nosotros no nos ha quedado más que quedarnos en casa o pasear, y eso cuando nos lo permitían. A muchos les va a costar volver a la actividad, mientras que otros lo están deseando desde hace meses”. Precisamente, el Ayuntamiento está pensando en recuperar actividades para los mayores habilitando actividades al aire libre con la llegada del buen tiempo.