Mundo rural

La “facería” es un fenómeno jurídico complejo, integrado por convenciones sobre cuestiones políticas (hasta finales del s. XVIII), económicas y de buena amistad y vecindad, mutuo auxilio, franquicia y protección de las relaciones comerciales, pastos, pasos, aguas, etc., que logró la consideración del Pirineo como nexo de unión entre Francia y España. En los Pirineos, los valles fueron la unidad geográfica, económica y política sobre la giraron las relaciones entre los pueblos de la montaña entre sí. Un funcionamiento similar existía en la Cordillera Cantábrica, donde las similitudes con las costumbres pastoriles del ámbito pirenaico son descritas ya desde  Estrabón y  continúan durante toda  la  Edad  Media  y  Moderna, durante la  cual  se constata la importancia de las facerías, las cuales eran muy frecuentes en el área.

 Los gremios pecuarios, con su cohorte de privilegios van a ver cuestionada su existencia desde las Cortes de Cádiz (1812). Y la Mesta verá su abolición durante el llamado “trienio liberal” (18201823), aunque aún continuará su actividad hasta que, finalmente, en 1836, con la promulgación  de  la  Real  Orden  de  31  de  enero,  quedó  dispuesto  que,  entre  otras disposiciones, las funciones judiciales privativas, hasta entonces ostentadas por el Presidente del Concejo, quedaban suspendidas, y sustituía la antigua denominación mesteña por la “Asociación General de Ganaderos del Reino”.