Alba de Tormes al día

Pedro Mogollón, un albense en la carrera investigadora del mieloma múltiple

Este es un tipo de cáncer de la sangre originado en la médula ósea considerado aún incurable debido fundamentalmente a la aparición de la resistencia farmacológica

Pedro Mogollón en el Centro de Investigación del Cáncer

El mieloma múltiple es el segundo de los cánceres de la sangre más frecuentes en la actualidad tras el linfoma no Hodgkin. En nuestro país, se detectan  alrededor de 2.000 nuevos casos todos los años, padeciéndolo cerca de 12.000 personas actualmente, según la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia.

Actualmente, este tipo de cáncer originado en la médula ósea es aún incurable debido fundamentalmente a la aparición de la resistencia farmacológica, aunque a través de la investigación se busca la manera de identificar los mecanismos de resistencia a los fármacos anti – mieloma para desarrollar estrategias destinadas a vencer estas resistencias.

Precisamente, son la identificación de los mecanismos de resistencia a los fármacos anti – mieloma y el desarrollo de estrategias destinadas a vencer estas resistencias los objetivos que el albense Pedro Mogollón busca con su actividad investigadora en su tesis doctoral. Todo ello a la vez que realiza su trabajo como investigador predoctoral en el Hospital Universitario de Salamanca (IBSAL), el espacio para la investigación biomédica, orientado a la investigación básica, clínica, epidemiológica y en servicios de salud, y en el Centro de Investigación del Cáncer - IBMCC, cuyo objetivo es integrar la investigación competitiva y de excelencia sobre el cáncer en sus niveles básico, clínico y aplicado o traslacional.

Interés por la ciencia desde niño

Graduado en Biotecnología por la Universidad de León y con un máster en Biología y Clínica del Cáncer en el Centro de Investigación del Cáncer - IBMCC (CSIC-USAL) de Salamanca, Pedro Mogollón se encuentra actualmente finalizando su doctorado en Biología y Clínica del Cáncer y Medicina Traslacional en el mismo centro.

Con un currículum brillante y un futuro investigador esperanzador, este albense apunta que su interés por la ciencia despertó durante su formación, primero en el Colegio Santa Isabel y después en el Colegio y Seminario San Jerónimo de Alba de Tormes, de donde guarda grandes recuerdos y buenos amigos.