Bracamonte al día

Flores y fe para arropar a la Misericordia en su fiesta anual, adaptada por la situación sanitaria

Tras la solemne eucaristía, fieles y cofrades ofrecieron claveles blancos a la venerada imagen en señal de respeto
Fieles y cofrades participaban en la ofrenda floral a Nuestra Señora de la Misericordia
La Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de su Madre la Santísima Virgen de la Misericordia ha vivido este domingo el día grande de su tradicional fiesta anual, adaptada eso sí a la situación sanitaria por el Covid-19
 
Por segundo año consecutivo, la venerada imagen de la Misericordia no ha podido recorrer a hombros las calles y plazas de la ciudad como es habitual, algo que no ha supuesto un problema a cofrades y fieles para mostrarle su devoción y respeto, participando en el acto principal de los tres días de intensa actividad organizados.
 
A la una en punto de la tarde comenzaba en la iglesia parroquial una solemne eucaristía, presidida por la Misericordia desde el Altar Mayor, en la que particip
aban numerosos fieles, siguiendo el protocolo de aforos marcado por Sanidad. Tras ella llegaba el momento más emotivo, cuando los asistentes pasaron ante la imagen, participando de una ofrenda floral organizada por la cofradía nazarena, en la que se entregaron claveles blancos a la imagen mariana, como símbolo de fe, además de aprovechar esos instantes para dedicarle oración y peticiones.
 
El de hoy ha sido el fin del programa nazareno, que se ha desarrollado durante jueves, viernes y sábado, con el rezo del Santo Rosario y la posterior misa, siendo esta jornada dominical el plato fuerte, aunque manteniendo la esperanza de que sea en 2022 cuando por fin se recuperen actos tan tradicionales como la procesión de esta imagen por las calles de la ciudad.