Béjar al día

Un nuevo jardín contemporáneo en la Huerta de El Bosque

La Plataforma para la Defensa de El Bosque de Béjar teme que el proyecto de la Huerta cuse mayores perjuicios al BIC

Planta del proyecto de la Huerta de El Bosque

La Plataforma para la Defensa de El Bosque de Béjar denuncia públicamente que la intervención en la Huerta de la villa renacentista no se ajusta a la legislación vigente en materia de Patrimonio y Bienes Culturales, no se ha tenido en cuanta la participación ciudadana, se ha adjudicado a Valeriano Sierra Murillo que no cuenta con la cualificación y experiencia necesarias para realizar un proyecto paisajístico de estas características e introduce de forma caprichosa numerosos elementos y plantaciones ajenos a lo que históricamente se ha podido documentar. La Plaforma considera que si el arquitecto redactor deseaba diseñar su propio jardín contemporáneo, El bosque es el lugar menos indicado para sus veleidades.

El proyecto de acondicionamiento de la Huerta de El Bosque, una aberración que altera la esencia del BIC  

Desde la Plataforma para la Defensa del Bosque de Béjar queremos llamar la atención de la opinión pública sobre las consecuencias que para el BIC tendría la ejecución del Proyecto de acondicionamiento de la huerta de Abajo del Bosque de Béjar, redactado por el arquitecto Valeriano Sierra Morillo (en adelante VSM) por encargo de la Junta de Castilla y León / Ayuntamiento de Béjar y que está actualmente en fase de petición de ofertas.  

La restauración de un BIC-Jardín Histórico está sujeta a una serie de requerimientos legales y metodológicos específicos, en parte distintos de los que rigen para otro tipo de proyectos arquitectónicos o paisajísticos; en todos ha de cumplirse una normativa común, de carácter urbanístico y técnico, que en el caso de los Jardines Históricos se amplía a la legislación sobre Patrimonio y Bienes Culturales y requiere de un exhaustivo conocimiento retrospectivo del BIC en cuanto a tipología, historia, documentación, bibliografía especializada y paisajismo, así como de su estado de conservación, y en la que se admiten y manejan criterios de restauración distintos de los que rigen en las intervenciones arquitectónicas. Esta obviedad no parece haberse tenido en cuenta en el presente proyecto, en el que advertimos las importantes carencias y deficiencias que a continuación exponemos, y que consideramos causa suficiente para desistir en su ejecución y evitar mayores perjuicios sobre el BIC. 

La PDBB había solicitado repetidamente y por escrito la consulta de este y otros proyectos, lo que verbalmente nos había prometido la Alcaldesa Martín, sin que esa petición haya sido atendida hasta que el proyecto ha sido aprobado. Nos preguntamos dónde está la tan cacareada participación de los ciudadanos, a no ser que esa participación sea únicamente para que se aplauda lo ya decidido y aprobado.

En este caso no solo no aplaudimos el proyecto, sino que lo denunciamos públicamente por ser un auténtico desastre para el BIC.  

El proyecto fue adjudicado a VSM por la Administración sin considerar la cualificación profesional necesaria para intervenir en un BIC-Jardín Histórico, pues el arquitecto carece de formación y experiencia en la materia, cuenta con muy pocos estudios publicados y ninguno de ellos se refiere, siquiera remotamente, al ámbito de la jardinería histórica o al paisajismo; dicho de otra forma: no se podría haber elegido a alguien más alejado del ámbito específico que el caso requería, una situación nunca explicada ni justificada por el promotor público de la obra cuando no faltan profesionales con el perfil adecuado que hace tiempo ofrecieron desinteresadamente su colaboración. Por otra parte, y de acuerdo con la legislación vigente en materia de Patrimonio Histórico, no se debe iniciar una intervención en un BIC sin contar con suficiente información sobre el mismo, algo que en este caso se ha incumplido de forma flagrante, como se argumentará enseguida. La memoria arqueológica no estaba disponible durante la redacción del proyecto y el estudio polínico incluido en la iniciativa ‘Jarcultur’ ni siquiera se ha iniciado; tampoco consta que el redactor haya consultado la documentación conocida ni la bibliografía más básica en materia de jardines y huertas del Renacimiento, ni ha tenido en cuenta las decenas de trabajos de investigación disponibles sobre el Bosque (asegura conocerlos, pero los ignora, dispuesto a fabular la interpretación que más le conviene para intervenir en la Huerta con una absurda acumulación de artefactos y chatarra). Por ignorar, ignora incluso lo que el Plan Director establece para recuperar la terraza de la Huerta: ¿Por qué se ha redactado y aprobado el proyecto antes de contar con toda la información posible, tanto en lo que se refiere a los estudios publicados como a los previstos en la iniciativa ‘Jarcultur’?, ¿por qué el Órgano Competente se salta la Ley del Patrimonio Cultural de Castilla y León que está obligado a cumplir y a hacer cumplir? 


Además de las carencias y deficiencias señaladas (sobre las que abundaremos en próximas entregas), la solución formal propuesta por VSM supone un grave atentado contra la integridad del BIC y altera su adecuada interpretación histórica, pues a pesar de consumir casi el doble de la partida presupuestaria inicial, deja sin resolver el diseño definitivo de la Huerta (que explícitamente difiere a una intervención posterior, con el consiguiente incremento del gasto) e introduce de forma caprichosa numerosos elementos y plantaciones ajenos a lo que históricamente se ha podido documentar. Es particularmente grave el impacto de nuevo mobiliario y de diversas canalizaciones artificiales de acero, escaleras, ‘estancias-mirador’ y ‘pasos-puente’ (sic), cascadas, estanque, pavimentaciones de granito y emparrados metálicos dispuestos al modo de un jardín contemporáneo de dudoso gusto, todo lo cual va a alterar las condiciones en que esta terraza ha llegado hasta el presente, mostrando al visitante un arreglo tan moderno como banal, muy alejado del aspecto de una huerta ornamental y de su origen renacentista. En cuanto a las especies vegetales seleccionadas, llama la atención el desprecio de VSM por las que constan en la documentación, sustituidas caprichosamente por otras nunca documentadas. Si el arquitecto redactor deseaba diseñar su propio jardín contemporáneo, el BIC-Jardín Histórico El Bosque sería sin duda el lugar menos indicado para sus veleidades.  

En definitiva, la ejecución de este proyecto supondría duplicar el presupuesto concedido por el Órgano europeo FEDER sin llegar a cumplir con los objetivos planteados y presupuestados (al postergar la intervención definitiva) y alteraría gravemente la terraza original hasta ahora conservada con artefactos de factura moderna y materiales producidos de forma industrial. 

La PDBB se va a dirigir a las instituciones afectadas, Ayuntamiento de Béjar, Junta de Castilla y León, etc., para solicitar la revocación de este nefasto proyecto y la elaboración de uno nuevo, redactado por un equipo competente de profesionales en el que no pueden faltar expertos en Jardines Históricos.  

 

  • Canales de acero
  • Canales de acero