7 propuestas para ahorrar energía y combatir el cambio climático

El stand by de los dispositivos electrónicos también es conocido como vampiro energético, puesto que, aunque de una forma discreta y disimulada, al final de mes supone un importante incremento en la factura de la luz

Para luchar contra el cambio climático es importante la implicación de todos los agentes, incluidas las personas de a pie. Para ello, debemos adoptar acciones individuales que puedan contribuir a la puesta en marcha de un proceso de transición energética que camine hacia la consolidación de las energías renovables. En este sentido, la contratación de la energía de Yoigo constituye un paso más hacia este objetivo.

Además de esta, a continuación, ofrecemos una serie de ideas encaminadas a ahorrar energía al tiempo que se cuida el planeta.

1. Aprovecha al máximo la luz natural

Una de las mejores formas de ahorrar energía es aprovechando al máximo la luz del sol. Sube las persianas y mantenlas abiertas durante la mayor parte del día. De este modo no solo disminuirás tu consumo de energía eléctrica, sino que también calentarás tu hogar de una manera natural.

2. Cambia tu equipo térmico

Con el paso del tiempo, los equipos térmicos, al igual que los dispositivos electrónicos, se acaban deteriorando y su eficiencia ya no es la misma. Por este motivo, en el caso del equipo térmico, vale la pena cambiarlo por otro más eficiente como una bomba de calor o una caldera de gas natural de condensación.

3. Vigila el stand by

El stand by de los dispositivos electrónicos también es conocido como vampiro energético, puesto que, aunque de una forma discreta y disimulada, al final de mes supone un importante incremento en la factura de la luz. Una buena forma de evitar el stand by es utilizando una regleta en la que enchufar todos aquellos dispositivos que puedan permanecer activos, aunque estén apagados. De este modo, solo tendremos que apagar la regleta para desactivarlos todos.

4. Compra electrodomésticos eficientes


Aunque los electrodomésticos eficientes presentan un precio más elevado que aquellos que no lo son, a largo término compensa adquirir un aparato de estas características, puesto que su costo se amortiza antes de que finalice su vida útil. En este sentido, lo mejor es adquirir electrodomésticos eficientes, de bajo consumo y poca contaminación, es decir, aquellos que tienen la etiqueta A+++.

5. Llena la lavadora

Para ahorrar energía y proteger el medio ambiente, lo mejor es poner tanto la lavadora como la secadora cuando estas están completamente llenas. Además, en el caso de la lavadora, conviene evitar los lavados largos y las altas temperaturas. Por lo general, estos electrodomésticos son, junto con el lavavajillas, los más utilizados en los hogares, por lo que debemos prestarles especial atención.

6. Cierra la nevera

En muchas ocasiones, cuando estamos cocinando, dejamos la nevera abierta para coger los alimentos que necesitamos con mayor facilidad. Con todo, esta práctica genera una sobrecarga energética en este electrodoméstico, puesto que después debe hacer un esfuerzo extra para recuperar la temperatura ideal. Por ello, lo más aconsejable es abrir la nevera y el congelador solo cuando sea preciso.

7. Haz revisiones periódicas de tus dispositivos

Gracias a las revisiones periódicas de los dispositivos que tenemos en el hogar evitaremos un posible desgaste de estos y un elevado consumo. Por esta razón, conviene realizar revisiones regulares que nos lleven a identificar deficiencias y a poner en marcha las acciones de mantenimiento pertinentes.