“Siempre va a entristecernos si no hay procesión, pero eso ocurre si no podemos salir por la lluvia” Primitivo Moya, presidente

“Hemos sido bien acogido por los carmelitas, nos hemos integrado bastante bien en su comunidad y por eso tenemos el corazón abierto con ellos”

Primitivo Moya, presidente de la Cofradía de la oración de Jesús en el monte de los olivos. |JOrge Hogueraa

La Cofradía de la Oración de Jesús en el Huerto de los Olivos es muy familiar y se siente muy identificada con el espíritu carmelita gracias al acogimiento que han recibido. Esta es alguna de las notas que deja su presidente, Primitivo Moya, en la siguiente entrevista realizada a la entrada de la Iglesia de El Carmen de Abajo de los carmelitas calzados

¿Por qué se distingue su cofradía?

Es pequeña con relación a todas las que hay en la Semana Santa salmantina. Siempre se dice que es una cofradía familiar, porque la integran unas cuantas familias. Ahora tendremos cerca de 290 cofrades. Sobre todo, la distingue la idiosincrasia de ser tan pequeña.

¿Con qué imágenes cuentan?

Son cinco imágenes que están hechas en tela y yeso, lo que son todas las túnicas y hábitos. Las manos, la cabeza y los pies están tallados en madera. Contamos con un Cristo, que está orando en el huerto, un ángel, y los tres apóstoles que estaban con él, en el Huerto de los Olivos, Pedro, Santiago y Juan. Hay varias teorías de a quién pertenecen, porque no está detallado. Las imágenes son más pequeñas que en el tamaño real. La cofradía de la Vera Cruz, no tiene documentación de cuando se hicieron. Se sabe que las hicieron unos cuantos hortelanos que pertenecían a esta, pero se piensa que son de la escuela de Juan Tenán Coll.

¿Por qué es significativo para ustedes el lugar en el que estamos haciendo la entrevista?

Este lugar es especial, primero porque pertenecía al convento de los carmelitas que llegaba hasta el rio. Estaban cerca las huertas de Salamanca. Hará como unos 12 años que nos vinimos desde Vera Cruz y nos acogieron aquí, tenemos bastante buena relación con los carmelitas. Hemos sido bien acogido por ellos, nos hemos integrado bastante bien en su comunidad y por eso tenemos el corazón abierto con los carmelitas. Esto ha hecho que las raíces carmelitas ahonden mucho en nosotros. De hecho, hemos recuperado la procesión con la Virgen el día del Carmen.

¿Qué harán este año?

Este año hacemos poco, primero por la pandemia, segundo porque la iglesia lleva en obras desde agosto del 2019. Todavía no han entregado la obra, no dispongo de templo para hacer actos. En principio queríamos hacer tres actos centrales: uno seria la hora santa del Jueves Santo porque es algo que ha llegado mucho, algo virtual, como un recorrido virtual para que lo pueda hacer cada persona como acto penitencial.


¿Qué cambiara respecto a otro año?

Con respecto al pasado ninguno, no podemos salir a la calle ni realizar cultos porque estamos sin templo. La cofradía no ha cambiado, estamos intentando mantener el contacto lo más que podemos por las redes e intentar hacer los donativos que podamos a las causas que hay, porque hay mucha gente con muchas necesidades.

¿Qué echarán más de menos?

Lo primero es el procesar nuestra fe en la calle. Segundo, podernos ver todos. Al ser una hermandad pequeña nos conocemos mucho todos. El vernos para desmontar los pasos, prepararlos e ir a la procesión, es un acto que nos alegra el espíritu a todos. Espero que eso también lo echemos de menos porque eso es una vida muy importante en esta cofradía.

¿Con qué obra social cuentan?

Normalmente hacemos un rastrillo solidario en diciembre, que es cuando recaudamos el dinero para las obras sociales que desarrollamos. Una parte la destinamos a Cari, otra a una ONG de Salamanca y otra parte intentamos llegar personalmente a la gente. Primero filtrando la gente que lo necesita y luego haciéndoles la compra, la compra la pagamos nosotros, aunque la compra la haga quien lo necesita. Otras veces se ha comprado un electrodoméstico a alguien que lo necesita. Sobre todo, intentamos encontrar gente de la calle, no hace falta irse muy lejos, que podamos ayudarles, aunque solo podamos solucionarles un problema. Una vez encontramos una pareja de jóvenes no eran cofrades, la mayor parte de las personas a las que ayudamos no pertenecen a la cofradía, que se habían quedado en paro, habían tenido un niño no tenían para comparar el coche y se lo compramos. Intentamos hacer pequeñas cosas mundanas

¿Cómo invita a vivir esta Semana Santa?

Sobre todo, con recogimiento, como el año pasado. Intentar hacer nuestra penitencia, nuestra oración, aunque solo sea en el entorno familiar. Intentar vivir esos días principales, por lo menos el Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección. Al fin al cabo, es lo que más tenemos que disfrutar. La procesión del Viernes Santo por la tarde siempre va a entristecernos si no podemos salir, pero eso ocurre si estamos en la puerta y no podemos salir por la lluvia. Siempre, cuando no podemos sacar la procesión por la lluvia, digo lo mismo, habrá más años, tranquilos, el caso es que estemos todos al año que viene.