Luz verde al regreso del fútbol base: el 11 de abril vuelve la ilusión de los más pequeños

La Federación de Castilla y León dio el visto bueno a que haya competición en la temporada 2020/2021, aunque no contará con efectos clasificatorios y acabará el 27 de junio

El alevín del Pizarrales, en un entrenamiento dirigido por el técnico Aitor López Martín / Lydia González

Por fin hubo fumata blanca. El regreso del fútbol base ya es una auténtica realidad después de más de un año de parón a causa de la pandemia del coronavirus, un hecho que ha afectado a muchas esferas en todo el mundo y de la que el balompié no se ha librado tampoco, salvo en contadas excepciones. De este modo, la Federación de Castilla y León dio el visto bueno a que haya competición en una temporada tan atípica como la 2020/2021.

Así, los más pequeños volverán a disfrutar de la práctica deportiva al empezar a competir el próximo 11 de abril, mientras que los encuentros de Liga, que no tendrán efectos clasificatorios al tratarse de una campaña extraña por todo lo acontecido a nivel mundial, se prolongarán hasta el 27 de junio como máximo, según estableció la Federación de Fútbol de Castilla y León tras una reunión de su Junta Directiva para abordar cómo sería la vuelta al ruedo de una disciplina en la que participan miles de niños como norma general.

Además, todas las entidades que tomaron la decisión de formar parte de las distintas Ligas que tengan lugar en 2021 podrán jugar entre 8 a 10 jornadas hasta que acabe la temporada. Y ellas se realizarán de seis equipos por proximidad geográfica y evitando, en la medida de lo posible, desplazamientos entre provincias. Por otro lado, habrá una fecha de descanso propuesta para el 23 de mayo con el fin de cargar pilas o por si hubiera duelos aplazados que tuvieran que disputarse si se producen problemas a lo largo del tiempo.

De esta forma, el culebrón del fútbol base llegó a su fin después de meses y meses de gran incertidumbre ante lo que podía pasar, puesto que fueron varios los giros de timón que dieron los organismos competentes. Un hecho que volvió completamente locos a los clubes, entrenadores, árbitros y jugadores. Pese a ello, la noticia tuvo muy buena acogida, a pesar de que hay vertientes que no terminaron de comprender que se dispute un torneo sin ascensos o descensos.


Sin embargo, el curso será distinto, aparte de todo lo relacionado con el virus, los niños deberán usar mascarilla para evitar contagios, un acto que dificulta cualquier tipo de actividad física para jóvenes o más mayores, porque hay clubes que decidieron no jugar. Por ejemplo, en la provincia charra, el Ciudad Rodrigo y el Vitigudino no saldrán a competir por los desplazamientos en base a los criterios geográficos anteriormente citados, mientras que el Béjar, el Guijuelo y el Peñaranda sí que se atrevieron a dar el paso.

En definitiva, la llegada del fútbol base a nuestras vidas será un soplo de aire fresco, especialmente para aquellos niños que echaban ya tanto de menos poder darle patadas a un balón, juntarse con sus compañeros de equipo, formarse como personas y apreciar un poco más la vida después de que de golpe y porrazo vieran cómo se les arrebata su gran pasión. Por no hablar de aquellas familias que podrán volver a ver a sus pequeños disfrutar, algo que no es tan fácil de vivir en una época tan complicada. ¡Ya era hora! 

Fotos: Lydia González