“A partir del año que viene, si podemos hacer la procesión, nuestra sede de salida va a pasar a ser en la catedral”, Alicia García Rodríguez, hermana mayor

“Es una hermandad muy humilde que está asentada en el barrio de San Bernardo desde su fundación en 1989 y siempre hemos estado vinculados a la parroquia de San Juan de Mata”

Alicia García, hermana mayor de la Hermandad del Vía Crucis. | Jorge Holguera

Una de las procesiones que debería de salir en la tarde del Jueves Santo, es la de la Hermandad del Vía Crucis. Normalmente lo han hecho desde la Iglesia de San Juan de Mata, pero en futuras ocasiones, si Dios lo permite, será desde la catedral. A esta hermandad pertenecen más de 200 personas y en procesión suelen salir más de un centenar. Alicia García Rodríguez, hermana mayor, ofrece respuesta a las siguientes cuestiones desde el atrio de la iglesia que custodia las reliquias del Santo cofundador de la Orden de la Santísima Trinidad, San Juan de Mata.

¿Qué define a su cofradía?

Una característica muy esencial es que somos de barrio. Es una hermandad muy humilde que está asentada en el barrio de San Bernardo desde su fundación en 1989 y siempre hemos estado vinculados a la parroquia de San Juan de Mata. A partir del año que viene, si podemos hacer la procesión, nuestra sede de salida va a pasar a ser en la catedral, no sabemos si la vieja o la nueva. Dese nuestra parroquia no podemos sacar el paso porque las puertas son muy pequeñas, hasta ahora sacábamos la procesión desde el atrio, por lo que el cabildo catedralicio nos ha aprobado la sede de salida en la catedral. El regreso siempre será al hospital y a la iglesia de San Juan de Mata.

¿Por qué es significativo para ustedes el lugar en el que estamos haciendo la entrevista?

Porque es nuestra vinculación, ya que se fundó aquí. Aunque la iglesia se hiciera nueva, siempre hemos estado aquí, no hemos perdido nunca la esencia de barrio.

¿Con qué imágenes cuentan?

Hemos tenido dos imágenes, Nuestro Padre Jesús del Vía Crucis, la que compramos ala fábrica de Olot en 1989, pero era un molde, una imagen de cartón piedra que procesionó hasta el año 2007. La asamblea general de la hermandad venia unos años pensado en hacer una talla de madera que fuera similar al Ecce Homo que teníamos, que esta cedido a la capilla del hospital general de la Santísima Trinidad. En el año 2017 encargamos la imagen a Antonio García Zúñiga que talló un Ecce Homo condenado a muerte, que es la que procesiona con nosotros desde 2018, es nuestra imagen titular, Nuestro Padre Jesús del Vía Crucis. También tenemos un paso infantil que se llama la Santa Cruz Desnuda, que es un paso de niños.


¿Qué harán este año?

Estamos bastantes limitados, estamos en contacto con la Junta de Semana Santa, con el resto de ashermandades, cofradías y congregaciones, pero tenemos todo bastante limitado con el tema de las restricciones. Contamos con el vía crucis urbano que no se puede hacer en la calle, pero lo hicimos en el patio del colegio de los trinitarios con las catorce estaciones.

¿Qué cambiara respecto a otro año?

La previa de todo, los ensayos, juntarnos. Celebrar la previa de Semana Santa, organizar la salida penitencial y el hecho de no salir a la calle. Es un punto negativo para las hermandades, porque no tenemos la visibilidad de otros años. Es lo que se ha modificado y vamos a intentar por medio de estas actividades que tenemos para suplir la salida penitencial, no perder el contacto con los hermanos, el resto de las hermandades.

¿Qué echarán más de menos?

El contacto con la gente. Al final el Covid ha marcado limitar las relaciones personales y no poder juntarte con los hermanos al final hace mucha mella en la hermandad y tenemos que fomentarlo de una manera. Por su puesto, la salida penitencial porque al final trabajas todo un año para poder organizarla.

¿Con qué obra social cuentan?

Somos una hermandad de barrio y hacemos bastantes actividades soldarías. Al principio de cada mes hacíamos un pincho cofrade, los hermanos traían la bebida y los alimentos y se donaba el dinero para el SID Trinitario o Cáritas parroquial. El último concierto solidario con la banda solidaria cuyos donativos entregamos a Pyfano. Hacemos recogida de alimentos para donarlos. A finales de noviembre hacíamos una chocolatada y los donativos los entregábamos al SID Trinitario y Cáritas Parroquial. Con el resto de las hermandades vamos a ayudar a Cajas Solidarias.

¿Cómo invita a vivir la Semana Santa?

El hecho de no poder salir dificulta mucho. Esta suspendida la salida penitencial pero no está suspendida la semana santa. Invitarles a vivir de la misma manera, mismo recogimiento y respeto y desde luego desde nuestras casas acordarnos de que es importante salir a la calle, pero sobre todo cuidarnos y que no nos falten las personas que queremos.