Tres poemas de Álvaro Alves de Faria y Dennise Emmer, traducidos al castellano

Denise Emmer y Álvaro Alves de Faria

Dejo conocer las traducciones que acabo de hacer de tres poemas de Álvaro Alves de Faria y de Denise Emmer, dos destacados autores brasileños. Forman parte de su reciente libro ”El secreto silencio del amor ” (Editorial Penalux, 2021), escrito al alimón por ambos: al primer texto de Alves de Faria, corresponde la respuesta de Emmer. Y así hasta el poema 42 (21 de cada poeta).

Ahora pueden leer, como un aperitivo, los tres primeros poemas de cada uno. Antes, unos datos básicos de los dos autores.

Álvaro Alves de Faria (São Paulo, 1942), una de las voces esenciales de su país, donde ha recibido dos Premio Jabuti (los más prestigiosos de Brasil) y tres premios de la APCA por su dedicación al libro en sus vertientes de periodismo cultural y crítica literaria. Como poeta, los más recientes premios a él otorgados son el “Premio de Poesía y Liberdad Alceu Amoroso Lima” (Río de Janeiro, 2018) y el “Premio Guilherme de Almeida de Poesía” (São Paulo, 2019). El poeta es autor de más de 50 libros en Brasil, especialmente en poesía. También es autor de obras de teatro y periodismo. Otros 21 libros los ha publicado en Portugal, además de los 8 aparecidos en España. Alves de Faria se considera un militante de la poesía desde los tiempos de El sermón del Viaducto, en los años 60, cuando realizó 9 recitales en el Viaducto do Chá, en São Paulo, con micrófono y cuatro altoparlantes. Por este motivo fue detenido cinco veces por la Policía.  El Sermón del Viaducto acabó siendo prohibido. Hacia finales de los 70 la censura también prohibió su libro 4 Cantos de Pavor y Algunos Poemas Desesperados.  En los años 80 su obra de teatro Sálvese quien pueda que el jardín se está incendiando, que recibiera el Premio Anchieta de Teatro, en su momento uno de los más importantes de Brasil, también fue prohibida de llevar a escena durante ocho años. En 1969 el poeta estuvo preso durante 11 meses como subversivo y por dibujar los carteles del entonces Partido Socialista Brasileño. Tres años después recibió un disparo en el oído, cuya bala todavía está alojada en su cabeza, como herencia de la dictadura militar brasileña. Fue homenajeado por el Encuentro de Poetas Iberoamericanos del año 2007, publicándose una antología suya titulada “Habitación de Olvidos”, por mí traducida.

 

Denise Emmer es poeta, compositora, cantante, violonchelista y narradora brasileña, nacida en Río de Janeiro el año 1958. Por sus obras poéticas ella ha recibido, entre otros, los siguientes premios: Premio Guararapes de Poesía (UBE,1987);Premio Unión Brasileña de Escritores (UBE, mejor autor joven, 1988); Premio Nacional de Literatura del Pen-Club do Brasil – poesía – 1990, Premio Luiza Cláudio de Souza); Premio Asociación Paulista de Críticos de Arte – poesía (APCA, 1990); Prêmio Olavo Bilac – poesía, da Academia Brasileña de Letras, 1991); Premio José Martí – UNESCO – Literatura (conjunto de Obra – 1994);Premio Cecília Meireles – poesía (UBE, 2008) y Premio Academia Brasileña de Letras de Poesía, 2009.

 

 

 

EL SECRETO SILENCIO DEL AMOR 

 

1

 

Uma dor assim profunda,

dessas que doem

no fundo da noite,

como nos poetas românticos

do século 18

que deixavam a vida

em qualquer lugar.

Assim tão plena dor,

dessas que ardem

e cortam como as águas

que lavam os pés

à margem de um rio.

Tão longa dor,

dessas que doem distantes,

assim ausentes

na ampla sala de estar,

lendo os poemas

que não foram escritos

porque faltaram as palavras

que se negaram a existir.

 

(Faria)

 

 

1

 

Un dolor así, profundo,

de esos que duelen

en el fondo de la noche,

como en los poetas románticos

del siglo 18

que dejaban la vida

en cualquier lugar.

Así tan lleno de dolor,

De esos que arden

y cortan como las aguas

que lavan los pies

q la orilla de un río.

Tan extenso dolor,

de esos que duelen distantes,

así ausentes

en la amplia sala de estar,

leyendo los poemas

que no fueron escritos

porque faltaron las palabras

que se negaron a existir.

 

La poeta y cantante Denise Emmer

 

 

2

 

Tua dor é minha noite escura

então me cubro de ausências

para dormir um tempo sem relógios.

Peço-te.

Desperta-me,

tão logo a escuridão se esvaia

como soldados vencidos,

arruinados.

Encontros partidos

que jamais se cumprem

em qualquer tempo,

imprevistos rumos

do provável

desalento.

 

(Emmer)

 

 

2

 

Tu dolor es mi noche oscura.

entonces me cubro de ausencias

para dormir un tiempo sin relojes.

Te ruego.

Despiértame

tan pronto la oscuridad se desvanezca

como soldados derrotados,

arruinados.

Encuentros divididos

que jamás se cumplen

en tiempo alguno,

imprevistos rumbos

de probable

desaliento.

 

 

Álvaro Alves de Faria leyendo sus versos en el Teatro Liceo de Salamanca (Foto de Jacqueline Alencar)

 

 

3

 

Faço de mim

o que me resta

e de mim

não resta nada

senão aquela lágrima branca

que eu não tinha

mas sentia sempre

ao anoitecer

anoitecia em mim

uma noite como uma pedra

aquela que guardava

nos bolsos do casaco

que usava sempre que chovia

e choveu tanto

que me perdi nas poças

de uma calçada

que não existia

em meus sapatos sem rumo

a andar distâncias

que não sei

agora procuro despertar

mas meu quarto se estreitou

e meu corpo desapareceu

sem que eu percebesse

sei apenas dos finais

tantas noites

nos meus ais

 

(Faria)

 

 

3

 

Hago de mí

lo que me queda

y de mí

no queda nada

sino aquella lágrima blanca

que no tenía

pero sentía siempre

al anochecer

anochecía en mí

una noche como una piedra

aquella que guardaba

en el bolsillo de la chaqueta

que usaba siempre que llovía

y llovió tanto

que me perdí en los pozos

de un camino

que no existía

en mis zapatos sin rumbo

andando distancias

que no sé

ahora busco despertar

pero mi cuarto se estrecho

y mi cuerpo desapareció

sin que yo me diera cuenta

solamente sé de los finales

tantas noches

en mis gemidos

 

 

Denise Emmer

 

 

4

 

Se chegasses

com teus olhos de meia-noite

haveríamos de bater em revoada

mesmo que de ti

não reste nada

se não a lágrima branca

– minha alvorada

também de mim

não sei mais nada

a não ser

de um tempo pretérito

de cidades despertas

hoje chagas

sim,

as noites são pedras

e eu carrego um assombro

no sapato,

meu rastro é nada

que segue

sem que eu saiba.

 

(Emmer)

 

 

4

 

Si llegaras

con tus ojos de medianoche

habríamos de aletear revoloteando

aunque de ti

no quede nada

salvo la lágrima blanca

-mi alborada

tampoco de mí

sé nada más

a no ser

de un tiempo pretérito

de ciudades despiertas

–hoy llagas

sí,

las noches son piedras

y yo cargo un asombro

en el zapato

mi rastro es nada

que sigue

sin que yo sepa.

 

 

 Alves de Faria leyendo su poesía en el Teatro Liceo de Salamanca (foto de José Amador Martín)

 

 

5

 

Meus olhos da meia-noite

te procuram

mesmo no tempo pretérito

em que dizes viver

e que eu vivo também.

Guardo meu frasco de perfume

com o zelo de um monge

ao ler um poema em silêncio.

Quero escrever uma carta de amor

como se assim me dissesse palavras

que não sei mais.

Tenho tuas unhas vermelhas

em minha pele

e me vejo

no espelho de teu rosto,

como se não fosse eu,

que não conheço mais.

 

(Faria)

 

 

5

 

Mis ojos de la medianoche

te buscan

también en el tiempo pretérito

en el que dices vivir

y en el que yo también vivo.

Guardo mi frasco de perfume

con el celo de un monje

que en silencio lee un poema.

Quiero escribir una carta de amor

como si así me dijese palabras

que no sé más.

Tengo tus uñas rojas

en mi piel

y me veo

en el espejo de tu rostro,

como si no fuese yo

a quien ya no conozco.

 

6

 

Então, se me procuras

teus olhos são de segredo,

estou aqui

a buscar-me em palavras

de silêncio e medo

para dizer-te uma carta de amor

nunca desvelada.

E teus olhos de meia-noite

estarão além do mundo

além da solidão que agora somos

enquanto imagino-te cansado

com as tristes vestes

dos monges estrelados

O frasco de perfume,

saiba,

é verso de madrugada

que acende a alvorada

quando me vejo em ti

espelhada.

 

(Emmer)

 

6

 

Entonces, si me buscas

tus ojos son de secreto,

estoy aquí

buscándome en palabras

de silencio y temor

para decirte una carta de amor

nunca desvelada.

Y tus ojos de medianoche

estarán más allá del mundo,

más allá de la soledad que ahora somos

mientras te imagino cansado

con las tristes vestimentas

de los monjes estrellados.

El frasco de perfume,

sabes,

es verso de madrugada

que enciende la alborada

cuando me veo en ti

reflejada.

Pérez Alencart y Alves de Faria en el Colegio Fonseca de la Universidad de Salamanca (foto de Jacqueline Alencar)