Tropezando…, y la acera menguante.

Calle de Juan de la Fuente, recién “renovada” eliminando los adoquines poco mantenidos.

La política de movilidad del Ayuntamiento de Salamanca es difícil de clasificar. Se autodenomina sostenible, con un Plan de Movilidad así calificado que dicen solo sirve de guía, y actúan “situando al peatón en el centro de las políticas de movilidad” perjudicándole sin complejos en caso de duda. Peatonalizaciones aparte al menos, salvo el dudoso control de la carga y descarga.

Comparado con el carril de la primera foto, aquí sobra espacio a la izquierda. Aún así una línea recorta más la exigua acera.

Les gusta repetir experiencias reconocidas como inadecuadas. Los autobuses, urbanos y metropolitanos, vuelven a la Calle Juan de la Fuente sin motivo claro. ¿Así peatonalizaran Pozo Amarillo, Plaza del Mercado, Poeta Iglesias y San Pablo?. Se recupera un recorrido realizado con motivo de obras, como recordaba una línea amarilla (de provisionalidad) en una acera de la Plaza de Colon. La experiencia no fue muy positiva, según lo expresado en su momento.

A la izquierda el cemento indica la extensión original de la acera. A la derecha, además de estrecharla considerablemente, han tenido que añadir además una línea que ¿no pueden cruzar los peatones? La otra acera mantiene su anchura original.

Y aquí aparece la acera menguante, esa de la línea amarilla junto al quiosco. En la rápida obra para asfaltar Juan de la Fuente, “recreciendo además la rasante actual para conformar una plataforma única con la acera”, según nota municipal, “Los trabajos incluirán también el ensanche de la calzada junto a la Plaza de Colón para facilitar el giro de los autobuses urbanos hacia la calle San Pablo”. Estrechan una acera sin contrapartida en la otra, el mensaje es preocupante.

En la calle de San Pablo han tenido que morder, con una línea, la acera. No son precisamente de ancho desmesurado.

Al final también han debido acometer “el ensanche de la calzada” en un trozo de San Pablo en la entrada de la Torre de Abrantes, ahora de los Anaya, futuro centro cultural. Es un punto más problemático, estrecho y con más peatones. Cuando el autobús gira, de un lado se sube a la acera y del otro…  también. No sé si esta solución figura en el Plan de Seguridad Vial, que justificó eliminar pasos de peatones, pero muy segura no parece.

A pesar de todo el autobús ha de subirse a la acera de su derecha.

La Gran Vía, incluido el Puente de Enrique Esteban, junto a la Avenida de Mirat y el Paseo de Carmelitas son la clave del sistema de transporte público de la ciudad. Por el este el Paseo de Canalejas no es alternativa, debido al gran desnivel y su lejanía de la céntrica Gran Vía. La solución definitiva pasa por esta calle. El actual Plan de Movilidad, como el anterior lo tiene presente, y en sus documentos previos proponía una solución más razonable, y segura.

Y también pasa por encima de la acera de su izquierda.

Hablar de carriles bus a este Ayuntamiento es como mencionar algún grave pecado mortal. En la Avenida de Mirat lo han anunciado varias veces. En 2012 el Plan recogía la vieja idea de “Fortalecer la movilidad peatonal sobre el eje de la Gran Vía, (…), con ampliación de espacios peatonales y reducción del tráfico general al quedar su paso reservado únicamente a los residentes y transporte público.” Y el documento definitivo contiene “un carril exclusivo para transporte público, bicicletas y motos”. La mejor solución es dedicar ya en exclusiva su calzada, ajustándola, al transporte público en ambas direcciones. A tenor de las dificultades conocidas, pasar por debajo del Puente de Arroyo de Santo Domingo es inevitable, tras una completa y exhaustiva restauración, regulándolo con un semáforo. Supone reducir a menos de una cuarta parte su tráfico actual.

Independientemente de lo que se haga, es bastante evidente la necesidad de restaurar en condiciones el viejo puente.

Por cierto, me alegra que el Ayuntamiento de Villamayor por fin derribe el antiguo Ayuntamiento en la Plaza de la Constitución, y amplíe la plaza para disfrute ciudadano. Han tardado pues la idea es al menos de 2006. También la notica de crear el anhelado carril bici y peatonal para unirles con Salamanca. Ahora solo falta una variante para eliminar el tráfico de paso por el casco urbano.