Miguel Ángel Rodríguez con su exposición "Eterna Salamanca" en la pared de la Cafetería del Casino de Salamanca

 

 

En estos tiempos, con una hostelería castigada, con una actividad cultural inactiva, la lucha por la supervivencia se hace necesaria para no caer en la costumbre de no ir al teatro… no ir a los Conciertos… No ir a las exposiciones…

Esa lucha por hacer en nuestra vida un espacio de convivencia y de manifestación artística  se lleva a cabo desde la iniciativa privada. En ese sentido la Cafetería del Casino de Salamanca sigue apostando por el arte de nuestros artistas fotógrafos. Es cierto que los cierres y las limitaciones de aforo hacen más complicada la presencia de expositores pero aún así siempre hay quijotes que quieren exponer sus obras y que necesitan expresarse con su obra.

Alberto Carreño, empresario, recordará todos los momentos en que su local era lugar de tertulias muy participadas, de encuentros laborales y artísticos, y recordará cómo se ha ido haciendo referencia en Salamanca su espacio de exposiciones, nacido de la ilusión propia de la mano de Tomé. Volveremos a recuperar esos recuerdos.

Han sido, ya, muchos los fotógrafos que han mostrado su obra desde esta Galería que, sin lugar a dudas, ha sido un termómetro del quehacer de nuestros artistas.

Hoy pasando de aforos reducidos, de cierres y del momento tan especialmente contrario a manifestaciones artísticas, se muestra  en el muro de la Cafetería del Casino, la obra íntima y personal de Miguel Ángel Rodríguez, “Eterna Salamanca” es una exposición bien construida, sin alardes digitales, con la sencillez de la mirada y la luz, una mirada hacia espacios vacíos en los que la nocturnidad le da aspectos de intimidad y recogimiento.

Algo así como expresa el encuentro con el autor, sencillez y humildad. Esta exposición recoge fotos de hace un año y más, porque en la actualidad está más preocupado por la fotografía urbana –me dice- después de haber realizado retratos de músicos de locales nocturnos, siempre como apoyo a la música que se hace en Salamanca, testigos de esa otra forma de ver la ciudad fueron sus exposiciones en El Alcaraván y La Polémica.

Esta exposición que se inauguró el 17 de diciembre aún se puede admirar y de alguna forma viéndola estaremos apoyando a un autor y a una actividad que tiene que seguir durante tiempo.

Gracias a Miguel Ángel Rodríguez por mostrarnos su Salamanca Eterna y su propia forma de verla y sentirla y a Alberto quien a pesar de los momentos difíciles sigue apostando por la Cultura.

Con las fotografías del autor completo este comentario