“Ningún récord o hazaña masculina es mejor o más importante que un récord o hazaña femenina”

Es una de las mujeres más reconocidas de toda la provincia en el mundo del deporte, ya que ha ganado la San Silvestre y competido con España

Gema Martín posa con la Catedral de fondo

Gema Martín es una de las atletas más reconocidas de Salamanca y entre muchos de sus éxitos está el haber ganado en la San Silvestre charra y ser internacional con España.

Como mujer muy reconocible en el mundo del deporte, ¿qué significa para ti el 8 de marzo y todo lo que supone una fecha tan importante? 

Los días señalados en el calendario requiriendo derechos me generan sentimientos adversos. Por un lado, creo en la importancia de la reivindicación, pero la necesidad de tener que celebrarlos año a año es una demostración de la involución social, ya que las personas y sus circunstancias son importantes todos los días, no solo el día señalado. 

Después de todos tus años como deportista profesional, ¿cómo ves que haya cambiado el papel de la mujer en este tiempo? 

El papel de la mujer ha cambiado mucho. Ahora es posible poder reivindicar de forma inmediata y legar una discriminación, tomando un papel protagonista en la defensa de los derechos deportivos, pero incluso con este gran avance, aún sigue siendo difícil deshacerse de la sensación personal y la señalización como víctima cuando una mujer se encuentra en dicho proceso.

¿Qué crees que falta en la sociedad y en el deporte para que no haya diferencias de ningún tipo entre hombres y mujeres?

Reconocimiento y respeto, es importante valorar el trabajo tanto de mujeres como de hombres, desde una perspectiva sincera y transparente, ningún récord o hazaña masculina es mejor o más importante que un récord o hazaña femenina.


Con toda la situación de la pandemia del coronavirus, ¿en qué forma ha cambiado todo para ti desde hace un año en el apartado deportivo y personal?

Puedo decir que gracias a los medios que han puesto todas las personas de mi alrededor por cuidarse, seguimos toda la familia aquí, vivos, por lo que es lo que más valoro después de un año en el que ya es imposible no conocer a alguien que haya perdido a un ser querido. En lo deportivo ha sido un año difícil, he tenido que aceptar que las cosas no iban a seguir su curso normal y eso me costó, ya que tenía mucha fe en mi capacidad de trabajo durante el 2020. Quería haber intentado correr por debajo de los 33 minutos los 10.000ml en pista, así como estar en los Europeos de Paris e intentar debutar en la distancia de maratón, pero como al resto de personas, mis sueños de partieron justo en un momento ‘dulce’.

¿Cuáles son tus próximos retos? 

Mi mayor reto ahora es volver a conectar y disfrutar con el atletismo, seguir explorando puertas que abrí con anterioridad a las que les di pocas oportunidades, como la montaña o especializarme más en larga distancia, media y rondar el maratón a ver si la relación entre esa distancia y yo fluye o definitivamente cierro ese capítulo.