Febrero concluye con casi 700 fallecidos por Covid-19 en Castilla y León, aunque lejos de las cifras de abril o noviembre

Los peores meses de la pandemia hasta ahora han sido abril (1.185 fallecidos en centros hospitalarios) y noviembre de 2020 (1.016 fallecidos en hospitales y residencias)

El mes de febrero ha concluido con un total de 698 fallecidos notificados a causa del COVID-19 en Castilla y León en hospitales y residencias asistenciales, una cifra que supera a la del mes de enero (588), aunque lejos de los peores meses de la pandemia, que hasta ahora han sido abril (1.185 fallecidos en centros hospitalarios) y noviembre de 2020 (1.016 fallecidos en hospitales y residencias).

Según los datos obtenidos de las estadísticas diarias sobre coronavirus de la Junta de Castilla y León, en cuanto al dato total de fallecidos con COVID-19 confirmado febrero ha concluido este domingo con un total de 6.512 muertes; de las cuales 5.368 se han producido en los hospitales y 1.144 en las residencias de mayores y personas con discapacidad.

Cabe añadir que hasta mediados del mes de junio se contabilizaron 1.105 fallecimientos de residentes -1.028 en los propios centros y 77 en hospitales- con síntomas compatibles con los del COVID-19. Desde entonces todas las muertes de las que informa la Junta de Castilla y León en hospitales y residencias son con positivo confirmado.

El dato del mes de febrero apunta, así, 652 muertes en hospitales y 46 en centros residenciales. Con lo que se suma el total de 698 óbitos, una cifra superior a la del mes de enero que pese a tener tres días más que febrero contabilizó 588 fallecimientos. Con respecto a enero, se han registrado más muertes en los hospitales --652 en febrero frente a 541 en el mes anterior--, y una cifra similar de fallecimientos en las residencias asistenciales -46 en febrero frente a 47 en enero-.


El dato que sigue a la baja es el de fallecimientos de usuarios de residencias de mayores y personas con discapacidad, que en febrero ha sido de 157 personas, frente a las 172 de enero. Así, suponen un 22,5 por ciento del total de fallecidos del mes, cuando durante las dos primeras olas de la pandemia han representado la mitad de las muertes.

La cifra total del mes de febrero se sitúa por detrás del peor mes de la denominada segunda ola, que fue noviembre, cuando se sumaron un total de 1.016 fallecidos. También se sitúa lejos del mes más trágico de la pandemia en Castilla y León, abril, cuando solo en los hospitales fallecieron 1.185 personas.

También con toda probabilidad la cifra de mortandad por COVID-19 en febrero de 2021 es inferior a la de marzo, ya que si bien solo se conoce con precisión el dato de fallecidos en hospitales con COVID-19 -585-, se sabe que entre ese mes y el de abril perdieron la vida 600 personas con COVID-19 en las residencias y otras 1.008 con síntomas compatibles, de modo que la cifra real de marzo será superior a los 700 fallecimientos.

El motivo de esa dificultad para precisar los datos de marzo es que hasta el día 17 de abril la Junta de Castilla y León no comenzó a notificar los datos diarios de fallecidos en las propias residencias.