Advertisement Advertisement Advertisement
Domingo, 7 de marzo de 2021

‘Partida’ de Victor Oliveira Mateus, traducido al castellano

 

 

Aquí dejo conocer uno de varios poemas que, en estos años precedentes, he traducido de Victor Oliveira Mateus (Lisboa, 1952), Premio Eugénio de Andrade, otorgado en 2013 por la Unión Brasileña de Escritores. Licenciado en Filosofía por la Universidad Clásica de Lisboa, poeta y antólogo. Fue profesor de Filosofía y de Psicología. Tiene publicados nueve poemarios, entre los que destacan Nas águas a luz suspensa (1998), Movimento de ninguén (1999), A noite e a voz (2001), Pelo deserto as minhas mãos (2004), Regresso (2010), Negro Marfim (2015) y Aquilo que não tem nome (2018). Tiene poemas, cuentos y ensayos dispersos publicados en Portugal, Brasil, España, Mozambique, México, Italia y Macao.

 

 Oliveira Mateus es Huésped Distinguido de Salamanca (2017) y ha participado en varios de los Encuentro de Poetas Iberoamericanos que se celebran en Salamanca.  Ha coordinado la antología bilingüe “Salamanca, raíz de piedra y letras” (2017), donde cuarenta poetas de España, Portugal y de la América hispana y lusitana rinden tributo lírico a nuestra ciudad. Además, desde 2013 viene editando la antología y revista poética Cintilações / Centelleos, donde ha publicado a más de cien autores de una y otra orilla. Es director de la revista Oresteia, de reciente creación en Lisboa.

 

 

Fotografía de José Amador Martín

 

 

PARTIDA

 

Cuando partí nadie apareció al borde del camino

Cuando partí los viajes eran algo simple y banal,

y no este deseo de buscar un sentido para

la tristeza, una lugar para la ausencia, una fuente

–por minúscula que fuera- para saciar aquello que

no interrumpe la sed. Cuando partí todos estaban

 

ajetreados en viajar, pero de otra forma –

voracidad de prestamistas, ojos desorbitados

donde el tiempo es tan negociable, bien sea a un futuro

hipotecado o a una simple llanta oxidada. Cuando

partí tuvieron la atención de advertirme que la poesía

nunca salvará a nadie, que la búsqueda de las raíces

 

(bien como conocimiento de un pasado no

ocurrido) era cosa tan ridícula como obsoleta

para la risa estúpida de muchos. Cuando partí la buganvilla

de la casa del frente estaba esplendorosa y había

un gato agujereando la malla metálica. Cuando partí

una mujer de la casa vecina sacudía un pequeño tapete.

 

Me saludó. Sonrió. Cuando partí imaginé

sus escarnios, las llamadas de unos a otros,

las conversaciones. Cuando partí nadie apareció

para despedirse, solo estaba yo, un objetivo

incierto, y tu rostro reflejándose a lo lejos

y el sol dando de lleno en los cristales.

 

 

Victor Oliveira Mateus y Alfredo Pérez Alencart, en la Tasca do Abel, Castelo Branco.

(foto de Cristina Vale)