Uxío: “La afición del Salamanca desea ya más que yo mismo que meta un gol”

El delantero gallego es uno de los futbolistas más queridos en toda la ciudad, superó dos lesiones de cruzado, renovó con el club tras sufrir la segunda y trabaja como abogado en un bufete de Coruña

Uxío da un pase en un entrenamiento marcado por la nieve

Uxío da Pena, delantero del Salamanca UDS, habla con este medio sobre todo lo relativo a la actualidad de su equipo, su vida personal, sus lesiones, la afición y su trabajo como abogado en una entrevista publicada en la edición mensual de papel a principios del presente mes. 

¿Cómo estáis viviendo el día a día en el Salamanca UDS con la llegada de Lolo Escobar después de una mala primera vuelta?

El míster lo que sí que ha logrado es enchufarnos y que volvamos a tener ilusión. Es un espejo para nosotros porque llegó con mucha ilusión y trabajo, y lo estamos notando, lo vemos todos los días y creemos en él y la línea que va marcando.

¿En qué ha cambiado el plano mental para ser más competitivos dentro del vestuario?

Estamos jugando mejor que nunca, anímicamente también lo estamos y los últimos resultados han sido cortos para lo que se vio en el campo. La perspectiva del equipo es ascendente y no creo que debamos salir de esa mentalidad, ya que estamos en buena dinámica y hay que aprovecharla.

¿Qué ha faltado en los últimos partidos para que el Salamanca traduzca en puntos el cambio de 2021?

El trabajo del equipo es indudable y la actitud es de ser una esponja para absorber todo lo que el míster nos está indicando. Lo único que nos ha faltado ha sido marcar… Hay que confiar en uno mismo y entrenar.

Eres un futbolista que le aporta mucho al equipo, aunque a veces no se traduzca en goles y haya un pequeño sector que realiza críticas por ello…

Hace poco leía una entrevista de Antonio Amaro con este mismo medio y decía que siempre que salió desde el banquillo dio la cara, aunque no le ponían, pues hago retweet en ese comentario. Hay jugadores que estamos acostumbrados a jugar mucho y todo lo que no sea eso hace que nos cueste coger el ritmo, tener confianza, sentirnos importantes en el campo… Intento dar todo lo que tengo y habrá veces que llegará con eso y otras que no, pero mi compromiso con el club y mis compañeros juegue o no juegue es el mismo.

A pesar de haber jugado todos los partidos -salvo uno por sanción- de Liga esta temporada, solo dos han sido como titular. ¿Cuánto necesitas tener regularidad para poder volver a tu mejor versión?

Todos los futbolistas se encuentran al 100% jugando los 90 minutos cada fin de semana. He jugado contra el Dépor, que es una defensa que exige mucho y el Salamanca siempre va a tener una mentalidad más defensiva contra él, pero las oportunidades que tuve no las aproveché de cara a gol, aunque sí en el trabajo. Si la estructura del míster es un 4-3-3, la titularidad del Puma es indudable por su trabajo, su compromiso, su sacrificio y los goles importantes que está consiguiendo. Me encantaría sumar los 90 minutos en algún partido antes de acabe el año. Un gol ayuda a cualquier persona, pero la afición del Salamanca desea ya más que yo mismo que meta un gol. Me encanta ver una gente tan volcada sobre mí y noto que se alegrarían muchísimo si marco, pero no me obsesiono… Quiero sumar y lo importante es que el club saque el proyecto adelante.


¿Cómo convive un futbolista profesional con los halagos y las críticas cada semana?

No es que me afecten las críticas ni para bien ni para mal. Son necesarias y están a la orden del día, lo que no lo están son los elogios y tengo la fortuna de tenerlos por parte de la afición y mis seres queridos. Lo que más me preocuparía es que mis compañeros o la gente del club dejaran de confiar en mí porque sería decepcionante. Doy el 100% cada día por ellos.

¿Ha habido algún atisbo para continuar el año que viene en el club como ya ocurrió en 2019 con la lesión en Guijuelo?

No, no, no. No hemos hablado nada y no es el momento ni la situación. Las fuerzas hay que ponerlas en sacar todo adelante y por supuesto que yo estaría encantado de seguir en Salamanca y se me trata genial. Siento que tengo mucho fútbol que demostrar.

¿En qué forma afecta haber tenido dos lesiones de cruzado en un delantero de un perfil como el tuyo?

No me afecta en absoluto. Rotundo. Si tengo dos cruzados encima y salí de ellos, hay que dar el 100% hasta volver a tener un tercer y salir de él. Las lesiones son parte del juego, aunque me curo en salud y hago mis ejercicios preventivos.

¿Ha cambiado mucho el día a día de deportista a consecuencia de la pandemia del coronavirus?

Tengo la suerte de poder contar con Richard Huerta, que me echa un cable en la preparación por las tardes, porque si no la casa sí que me podría comer. Es una situación rara y somos unos privilegiados por poder entrenar todos los días, aunque soy un chico muy social, que le gusta hacer muchos planes y las circunstancias te coartan.

El Salamanca UDS está siendo el único que se está librando de tener positivos, ¿a qué se debe?

Lo que no hay que pensar es que si tienes el coronavirus es que lo has hecho mal, pero si no eres positivo es que lo estás haciendo de etiqueta y aún así puede pasar… Estamos teniendo mucha responsabilidad, igual que Unionistas, Guijuelo o el Peñaranda.

Eres abogado, trabajas en un bufete en Coruña… ¿cómo se compagina el trabajo de futbolista con el del Derecho?

Al estar fuera y poder teletrabajar por el COVID, te facilita todo. Estoy en casa solo ahora y siempre estoy con la antena puesta para realizar gestiones, echar un cable, atender a los clientes y todo consiste en sentirse valorado y útil.