Advertisement Advertisement Advertisement
Domingo, 7 de marzo de 2021

Diálogo intrascendente

“Una ráfaga de viento más violenta me hace agua en los ojos, o tal vez sea que los recuerdos de personas queridas, amigos o aconteceres diarios que ya nunca volverán me están haciendo llorar” La vida inexorablemente continua. 

Salamanca 21 de octubre 2008. Fue el día de la presentación de mi libro ‘Gente Maja’. Como la vida misma. 64 personajes salmantinos. Se realizó en ‘El Casino de Salamanca’ con prólogo de Enrique de Sena que fue un gran periodista salmantino, escritor y director de ‘El Adelanto’.

…de ahí que no sea errado, excesivo o motivo de amistad aduladora, decir que Anselmo Santos con sus salmantinos “retratados” ayuda a mejor entender la Salamanca de la segunda mitad del siglo XX.

Pues eso.

“En la vida diaria de una ciudad como –Salamanca- (Ver foto), existen personajes, bien naturales o venidos de otros lugares que tienen muchas cosas que contar. Esta es la idea con la que “nacieron” esos.”64 personajes salmantinos-, que podían haber sido muchos más de gente maja. Dicen algunos eruditos que “las buenas entrevistas son aquellas en que el entrevistador inventa, crea respuestas y esboza un clima muy lejos de la realidad”. Veremos.

Emilio es uno de los entrevistados.

- ¿Te ha gustado vivir la vida?

- Es lo más bonito del mundo, vivir, y una de las cosas más serias. Y dormir tranquilo porque no has hecho nada malo. Y también el reconocerlo si te has confundido en algo. ¿Cuánto tiempo llevas aquí? Pues eres de Palencia.

- Pues hace 20 años comencé este negocio a la luz de velas y “carburo”. Era una tragedia. Las noches eran bonitas y a mí me gustaba el ambiente nocturno. Me acostaba a las 10 de la mañana y me levantaba a las 6 de la tarde. Una maravilla. Luego llegaron los del Mopu y me “cortaron” con la carretera por la mitad el negocio. Pero me “embarqué” es esto y aquí estoy. Me persiguen como al “Coyote”…

- Pero… ¿Quién? O ¿Quiénes?

- ¡Toma! Los acreedores. Estoy empeñado hasta las cejas. Pero eso sí, les voy pagando a todo el mundo.

- Siempre dices lo mismo.

- Qué va, es auténtico. Y el que no quiera esperar le pongo el último y que vuelva al año que viene. La cosa está clara.

- ¿Pero tú también habrás tenido que esperar para cobrar?

- Yo tengo que esperar cantidad, pero cantidad. Guardo el “tomo” del año pasado en el que me dejaron a deber-un millón ochocientas mil pesetas. Lo pienso, me tomo una ginebra y medito.

- Y el hígado. ¿Cómo lo tienes con tanto meditar?

- De vez en cuando me “pega” un poquitín. Fíjate; el otro día hice números, es auténtico, de lo que me he “trasegado” en vino desde que tenía 15 años de edad y a un promedio, mínimo, de tres botellas diarias, 365 días por cuarenta años dan ¡70 toneladas!... La mayoría ‘Vega Sicilia’ y ‘Paternina’, hoy solo he tomado algo de “Viña Vial” del 70.

- Bueno. Creo que me está vacilando descaradamente… ¿Cuántas botellas de marca tienes en tú colección?

- Tenía. Porque me las he ido bebiendo. Pero he llegado a tener… 92.000 botellas.

- ¿La más barata y la más cara?

- Botellas de 140 pesetas. Y la más cara “Vega Sicilia” sobre 18.000.

- Pero. ¿Hay vinos más caros?

- Ya lo creo. Tengo una lista; que es para decirlo y no creerlo: “Unas botella ochocientas mil pesetas, otras como.”Chateau de Petrus” ¡35.000! Claro que el caviar “Belusa” “sale” a-140.000 pesetas kilo. Por… Por allí  “andaba” Onassis ¡Que no se lo pasó nada mal en vida!

- ¿Está cara la merluza?

- De vergüenza. Hoy a 1800 pesetas kilo y con cabeza, que pesa dos kilos y que hay que tirar.

- Mañana… ¿Qué harás?

- Lo primero, nada más levantarme me tomo un té o una manzanilla grande con sacarina, luego a comprar al mercado. (Ver foto). Hoy setas y maruja. Después voy al Bar-“Ignacio” y me tomo un par de “Solera 47” (antes era con vermú, pero ahora me “ataca” la cabeza), después veo a los amigos. Más tarde me como un bocadillo de jamón y chorizo y el “botellón” de tinto. A las 6 de la tarde la comida. Y ya no ceno…

- ¿Por eso de las “sepulturas llenas”?

- Que va. Hay muchas más llenas por el hambre. Lo hago porque a los 64 años de edad me tengo que cuidar.

Debo confesar que desde que le hice esta larga Entrevista a Emilio, que hemos resumido mucho en este diálogo intrascendent, siempre me quedé con la duda de si había “sacado” toda la “chicha” posible al entrevistado. Quiero decir: “Que si los factores literarios habían jugado al corro con lo interesante que el entrevistado Emilio, pudiera decir. En ello, muchas veces, se descubría la habilidad del entrevistador… para llevar al entrevistado a su “huerto”. Pero es que Emilio… ¡era mucho Emilio!