Advertisement Advertisement
Jueves, 25 de febrero de 2021

Más del 70% de los empleos que se perdieron en 2020 pertenecían al comercio y hostelería

En concreto, el pasado año destruyó un total de 697.400 empleos, de los que 496.100 pertenecían a estos dos sectores

Terraza de hosteleros en Logroño. SHOW Fotografía - EP

El 71 por ciento de los empleos que se perdieron en 2020 pertenecían a los sectores de comercio y hostelería, según se desprende del 'Monitor Adecco de Ocupación II: perfil socioeconómico de la ocupación en España'.

En concreto, durante 2020 se han perdido un total de 697.400 empleos, de los que 496.100 pertenecían a comercio y hostelería, el 71% del total, lo que supone a su vez un descenso del 8,3% para este sector.

Asimismo, el estudio de Adecco también destaca que en España solo cinco de las once ramas de actividad han incrementado su ocupación a lo largo de los últimos doce meses hasta el tercer trimestre de 2020.

Así, indica que solo se han registrado incrementos de empleo en el sector de finanzas y seguros (+4,4%), agua y energía (+2,7%), inmobiliaria (+2,3%), administraciones públicas y servicios sociales (+1,9%) e información y comunicaciones (+1,8%).

Por su parte, destacan los descensos de construcción (-1,6%), agricultura y ganadería (-2%), actividades profesionales (-3,1%), manufacturas (-5,3%), servicios culturales y otros (-6,1%) y comercio y hostelería (-8,3%).

Comercio y hostelería ha sido la única rama de actividad en la que se ha perdido empleo en todas las comunidades autónomas, según apunta Adecco, que señala que en todas las demás ramas hay regiones en las que el empleo ha crecido y otras donde se ha reducido.

El empleo en finanzas y seguros es el que ha aumentado en más regiones, tras incrementarse en un total de 12 de las 17 comunidades autónomas. Le sigue administraciones públicas y servicios sociales, que ha aumentado en 11 autonomías. Por el contrario, el empleo en el sector de las manufacturas ha descendido en 14 autonomías.

Según Adecco, al comparar el número de ocupados actual de cada rama de actividad con el de 2008, se observa como, "pese al descenso de los últimos meses y a que el empleo total es inferior al de aquel año", hay cinco ramas con un incremento del empleo a lo largo de esos doce años.

Estas son actividades inmobiliarias (+33,5%), AA.PP. y servicios sociales (+18,2%), agua y energía (+9,1%), actividades profesionales (+7,7%) e información y comunicaciones (+2,7%).

Por el contrario, en los últimos doce años la mayor caída del empleo se concentra en construcción (-48,3%), manufacturas (-19%) y finanzas y seguros (-13,6%).

AUMENTO DE LOS AUTÓNOMOS

El estudio también señala que casi la totalidad de los puestos de trabajo destruidos en los últimos cuatro trimestres (98%) corresponden a asalariados. En el caso de los no asalariados, mientras que ha bajado el número de empleadores (-7,7%), se ha registrado un incremento de la cantidad de autónomos que no tienen personal a cargo (+3,4%).

Adecco apunta que el incremento del número de autónomos podría explicarse por los microempresarios "que han despedido a todo su personal (por lo que dejan de ser empleadores) y por personas que, al perder su empleo, intentan iniciar una actividad independiente".

Ateniendo al sector público y privado, el informe remarca que el sector privado ha perdido 790.400 puestos, mientras que el público ha aumentado en 108.4000 personas (+3,4%).

9 DE CADA 10 EMPLEOS SUPRIMIDOS ERAN TEMPORALES


Respecto a la duración del contrato, se observa como nueve de cada diez empleos suprimidos durante la pandemia han sido de carácter temporal. De hecho, del total de 682.000 empleos perdidos, 99.100 eran indefinidos y 582.800 eran temporales.

Adecco ha resaltado que la tasa de temporalidad se ha reducido hasta el 24,2%, 2,5 puntos porcentuales menos que un año antes, lo que "demuestra que reducir la tasa de temporalidad no puede ser un objetivo por sí mismo: su reducción, en un contexto de pérdida de empleo, deja a los trabajadores en peor situación".

Según este informe, nueve autonomías (Andalucía, Baleares,
Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, la Comunidad de Madrid y Navarra) presentan una caída en el número de asalariados, pero un incremento de los no asalariados mientras que Asturias y la Región de Murcia registran la situación contraria, una caída en el número de no asalariados y un incremento en el de asalariados, en ambos casos por el aumento del empleo público.

Los mayores incrementos interanuales en el número de no asalariados se han alcanzado en Cantabria (+16,5 por ciento) y Canarias (+6,7 por ciento). Este colectivo ha experimentado sus mayores retrocesos en el Principado de Asturias (-12,7 por ciento) y Aragón (-7,7 por ciento). En el caso de los asalariados, los dos únicos incrementos han correspondido a la Región de Murcia (+1,4 por ciento) y Asturias (+1,3 por ciento). En este caso, los descensos más pronunciados han sido los de los archipiélagos: Canarias (-10,4 por ciento) y Baleares (-8,8 por ciento).

El empleo público ha crecido en doce autonomías y los incrementos más significativos son los de Canarias (+17,1 por ciento interanual), la Región de Murcia (+8 por ciento) y Asturias (+7,5 por ciento). Entre las cinco regiones donde el número de asalariados públicos ha mostrado una caída interanual, los mayores descensos han ocurrido en Cantabria (-7,2 por ciento interanual), Navarra (-2,2 por ciento) y Cataluña (-1,7 por ciento).

En un extremo, Murcia y Asturias tienen descensos inferiores al 1 por ciento interanual (-0,1 por ciento y -0,8 por ciento, respectivamente). En la otra punta, Canarias y Baleares sufren retrocesos superiores al 10 por ciento (-16,4 por ciento y -11,1 por ciento, respectivamente).

Las dos comunidades autónomas en las que el empleo público supone una mayor proporción de la ocupación total son Extremadura (25 por ciento) y Asturias (21,8 por ciento). La situación contraria es la que se observa en Baleares y en Cataluña, regiones en las que el empleo público tiene el menor espacio en el empleo total, con un 13,9 por ciento y 13,5 por ciento, respectivamente. Estas cifras se comparan con una media nacional de un 17,4 por ciento.

Solo hay dos comunidades en las que el empleo asalariado privado supone más del 70 por ciento de la ocupación total: Madrid (71,2 por ciento) y Cataluña (71 por ciento) y Extremadura es la única región en la que el peso del empleo asalariado privado es inferior al 60 por ciento, con un 53,3 por ciento. La media nacional se sitúa en un 66,6 por ciento.

Finalmente, las tres regiones en donde el empleo no asalariado comprende una parte más amplia de la ocupación total son Extremadura (21,5 por ciento), Cantabria (19,1 por ciento) y Castilla y León (18,8 por ciento). En toda España, la media es de un 16 por ciento.