Advertisement Advertisement
Jueves, 25 de febrero de 2021

Fútbol: Un corazón repleto de emociones

         Hay demasiados “lenguarones” en este negocio que todo lo saben. Y que no respetan, sobre todo a los entrenadores. De 25 de plantilla el entrenador tiene que decidir, al principio de un partido, la elección de 11 jugadores. Lo curioso del caso es que, en tanto empieza el partido, o cuando este sucedió y sobre todo cuando el resultado fue negativo, las crónicas se centran en los “mejores”. Curiosamente, los “mejores” siempre fueron los que no jugaron. ¡Qué contrasentido!

            Mis emociones las voy a resumir, en esta ocasión, en reflexiones que ilustren nuestros estados de ánimo:

 ·      Un corazón repleto de emociones, quizás soy muy sentimental, me emociono muy fácil, me emociona la música, me emociona un discurso sentido, me emociona el toreo, me emociona un niño jugando a la pelota viéndole manejar y disfrutar… Pero nada como el fútbol… 

·      Es muy difícil armonizar la emoción y la razón, sigo sin entender por qué en Salamanca perdimos a la UDS, dicen que por acumulación de deudas… Pero, ¿quién las acumuló? ¿quién se benefició de ello? ¿quién permitió esa pasividad social…? “Sigue a tu corazón, pero lleva contigo a tu cerebro. (Alfred Adler).

·      “Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo”. (Mario Benedetti).  El fútbol es un juego de momentos, para bien o para mal. Por mucho que hayas entrenado diversas soluciones.

·      “Primero se siente y luego se interpreta lo que sentimos. Un buen aficionado al fútbol debe comprender que, una vida de seguidor, será muy duro si no acepta que siempre acabará perdiendo partidos por más que todos se esfuercen”.

·      “Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza”. (Anónimo). Y no es fácil procesar nuevos estados de ánimo. Hay que entrenarse mentalmente, también, para estas situaciones, para paliar aquellos estados de ánimo cambiantes por acontecimientos innovadores.

·      “Todo lo que se puede imaginar es real”. (Pablo Picasso). Quizás por eso habrá que seguir intentándolo, aunque en momentos de desconfianza el ánimo se vaya muy abajo y aparezca ese espíritu autodestructivo que escala las mentes en momentos concretos de pérdida.

·      Mis trece libros de fútbol me han aportado sabiduría, la que no pensaba que podía aflorar. Leer. Releer. Aflorar pasajes ya escritos. Aprender de muchos. “Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, es un amigo que espera”. (Proverbio hindú).