Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021

El aguacate, ¿un aliado para controlar el peso? 

Enero significa para muchos una oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva, un mes para proponernos nuevos objetivos de cara al año que acaba de empezar. Y uno de ellos es poner a punto nuestra dieta tras los excesos de las fiestas navideñas y preparar platos saludables pero al mismo tiempo sabrosos y saciantes.

Y, para ello, el aguacate es un gran aliado, puesto que aporta numerosos nutrientes y beneficios para la salud, tanto en el control del peso como para mantener a raya el colesterol. La Organización Mundial del Aguacate (WAO) explica los beneficios de este alimento que no debería faltar en nuestra despensa.

  • El aguacate es una fruta con grasas buenas; es decir, aunque tiene grasas, estas son saludables para el cuerpo y no elevan los niveles de colesterol LDL (malo).El aguacate no contiene azúcar, pero sí es una buena fuente de fibra. Pese a lo que se suele asegurar, los aguacates están libres de sodio, azúcar y colesterol. De hecho, para reducir las calorías sin necesidad de pasar hambre y controlar el peso, reemplaza algunos alimentos con más calorías por alimentos con menos calorías que contengan agua y fibra y sean más saciantes, como el aguacate, cuyo 79% del peso de un aguacate es fibra y agua. Además, las dietas ricas fibra pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes tipo 2.
  • La grasa insaturada de los aguacates actúa como un refuerzo de los nutrientes, por lo que ayuda a aumentar la absorción de las vitaminas A, D, K y E.
  • El aguacate mantiene el colesterol a raya. Los aguacates aportan fitoesteroles, es decir, pueden ayudar a mantener niveles saludables de colesterol ayudando a bloquear la absorción de colesterol en el cuerpo.
  • El aguacate ayuda a reducir la presión arterial gracias a su contenido en potasio, ya que este mineral compensa algunos de los efectos nocivos del sodio en la presión arterial. .
  • Los aguacates frescos son una fruta con múltiples beneficios para el corazón. Reemplazar las grasas saturadas por grasas insaturadas está asociado con la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  •