La acumulación de nieve y hielo obliga a cerrar 17 tramos de carreteras de Castilla y León y a usar cadenas en 16

En la provincia de Salamanca permanece cortada la SA-203 en El Cabaco

 

 

La carretera SA-203 en El Cabaco, una de las que permanecen cortadas en Castilla y León

La acumulación de nieve y hielo en la calzada ha obligado a cerrar 17 tramos de carreteras de Castilla y León y a usar cadenas en otros 16, según informan desde la Dirección General de Tráfico (DGT). 

Las provincias de León y Burgos han sido las más afectadas por los cortes. Así en León se ha visto afectada la LE-481 en San Emiliano; la LE-315 en Piedrafita; la LE-333 en Puebla de Lillo, la LE-321 en Redipuertas; la LE-491 en Cabrillanes; la LE-233 en Besande; LE-473, en Aralla de Luna; LE-331, en Isoba; la N-621, en Oseja de Sajambre y la LE-493, en Rioscuro.


En Burgos la nieve ha obligado a cortar la CL-629 en Bocos; la BU-572 en Rio de Lunada; la CL-633 en Cernegula; la BU-571 en Rio de la Sia; la BU-570 en Rio Trueba y la BU-570 en Rio de Trueba.

A estas se suman, en Zamora, la ZA-103, que permanece cortada en Zamora capital y, en la provincia de Salamanca la SA-203 en El Cabaco.