Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

Coplas a un servidor multiusos 

Coplas a un servidor multiusos 

 

 

Quién te puso “Salvaor”,

de sobra te conocía,

sabiendo filosofía,

quiso que fueras doctor.

 

A la primera, aceptaste,

pero, ayuno en medicina,

nada más doblar la esquina,

con el Covid te topaste.

 

No te apures, compañero,

todo tiene solución.

¡Que venga el sabio Simón!

que en virus es el primero.

 

Como lacio informador

y en pesado noticiario

aburriste al vecindario

sin asumir ni un error.

 

No todo fue culpa tuya;

desde el Paseo del Prado,

aún con fama de educado,

pusiste más de una puya.

 

Tu Comité de Emergencia,

bálsamo de Fierabrás,

era un embuste, sin más,

sin expertos y sin ciencia.

 

¡Quién te lo iba a decir!

Siendo apenas un chaval

aquel serio concejal

se labraba un porvenir.

 

Catalán y socialista,

tienes genes singulares;

y en temas particulares

eres buen nacionalista.

 

Por arte del regateo,

lo que en Cataluña impera,

recibiste una cartera

en medio del regodeo.

 

De galeno, sin su bata,

un sofista despistado

se vio de pronto enredado

en la pandemia que mata.

 

Cuando quiso darse cuenta,

marchábamos destacados

en muertos y contagiados

por chapuza tan cruenta.

 

Para evitar reticencias,

ya expertos en cocinados,

se arreglan los resultados

olvidando residencias.

 

Salvador, el aprendiz

odia tener enemigos,

pero ¡Nunca serán amigos

los que mandan en Madrid!

 

Esos fachas ricachones

¡quieren bajar los impuestos!

Yo, que los tengo bien puestos.

los subo ¡por mis ..galones!

 

Sánchez no lo tiene claro,

y menos en Cataluña.

Hay que meter una cuña,

y hay que hacerlo con descaro.

 

Pobre Illa, el obediente,

cuando más tranquilo estaba,

ahora el jefe le ordenaba

regresar junto a su gente.

 

¡Me la has armado!, Pedrito

Ayer, en una entrevista,

le juré a un periodista

que era Madrid  mi distrito.

 

Es maniobra indiscreta,

-dijo el Salva resignado-;

 

no quiero estar enfrentado

al espabilado Iceta

 

No te asustes, “Salvaor”

que al Miquel nos lo ganamos

si una cartera le damos

y aquí bailará mejor.

 

Ya sé lo que dices, Jefe,

pero no tengo seguro

que en mi cercano futuro

sea sólo un mequetrefe.

 

No te entiendo, compañero

¿Estás dudando de mí?

Dime cuándo te mentí

¿O me tachas de embustero?

 

Tengamos la fiesta en paz,

no me tires de la lengua,

¿O es que tu fama no mengua

por tu conducta mendaz?

 

Tu piensas que el presidente

de la ley no se preocupa;

yo también soy un akupa

y eso sí que está presente

 

Mientras yo siga en el cargo,

no te preocupes por nada,

aguanta otra temporada,

de lo demás, yo me encargo.

 

Yo ya no me creo nada

pues no sería yo el primero

que te cree muy sincero

y se la metes doblada.

 

Y aquí termina la historia

de un servidor multiusos

que por aguantar abusos

perderá hasta la memoria.


 

corregidor de ida y vuelta,

socialista que no suelta

aquella ganga que aferra